,

Blancpain y Laurent Ballesta buscan conocer el impacto que el Covid-19 tuvo en los mares


 |  15 diciembre, 2020

Blancpain y Laurent Ballesta buscan conocer el impacto que el Covid tuvo en los mares tras el cese de actividades humanas en pesca, comercio y demás. Seguramente te has preguntado qué tanto beneficio ha tenido el planeta debido al confinamiento, estamos todavía por descubrirlo, pero al menos en el Mediterráneo Laurent Ballesta y su equipo ya cuentan con información positiva de la recuperación de algunas especies que habían perdido de vista hace algunos años.

Publicidad
Publicidad

Blancpain y Laurent Ballesta en la expedición Andromède Océanologie

La marca es socia fundadora de las expediciones Gombessa y, debido a esta conexión, ha apoyado nuevamente una misión del biólogo y fotógrafo marino Laurent Ballesta para conocer el impacto de la suspensión de actividades humanas tras la pandemia por Covid-19 en las poblaciones de vertebrados e invertebrados marinos, particularmente en el mar Mediterráneo.

Financiado con una parte de los ingresos provenientes de la venta de los relojes Blancpain Ocean Commitment III de Edición Limitada, la expedición da continuidad a Gombessa V, realizada en julio del 2019 frente a las costas francesas, en el Mediterráneo.

Estudio a detalle

Este estudio forma parte de un proyecto global de dos años que, con el tiempo, permitirá determinar y analizar el estado de referencia de la biodiversidad en las aguas costeras francesas del mar Mediterráneo.

También te puede interesar
Swatch Woof rinde homenaje al Año del Perro Chino 2018

La primavera del 2020 proporcionó condiciones excepcionales para el estudio de la biodiversidad marina, a causa del confinamiento de la población por la pandemia de Covid-19. La suspensión de las actividades turísticas, deportivas y pesqueras hizo que el nivel de frecuentación humana del litoral se redujera al mínimo.

Laurent Ballesta y Andromède Océanologie aprovecharon esta situación inédita para establecer indicadores de referencia en los sitios antropizados (puertos y puntos principales identificados), las áreas marinas protegidas y la zona mesofótica (50 – 100 metros) mediante la recolección de muestras de ADN ambiental (ADNe) y mediciones bioacústicas. Los valores de estos indicadores se compararán con los de los años 2018 y 2019, durante los cuales se realizaron seguimientos de ADNe en el litoral mediterráneo en el marco de la expedición científica Gombessa V.

Parte de Ocean Commitment

Esta misión aportará nuevos datos sobre los ecosistemas, a pesar de que ya han sido muy estudiados. La comparación de la situación pre y posconfinamiento proveerá datos valiosos con respecto al impacto de la explotación humana de las zonas costeras del mar Mediterráneo sobre la biodiversidad. Desde un punto de vista puramente empírico, pareciera que la naturaleza recuperara su espacio cuando el ser humano se retira. Durante estas pocas semanas de expedición, Laurent Ballesta observó fenómenos y especies que raramente había visto antes, como los campos de nidos de carameles, unas construcciones en forma de alvéolos realizadas en la arena por estos pececitos mediterráneos, o incluso el angelote, un animal mezcla de tiburón y raya del cual se descubrieron rastros en Córcega, a pesar de que había desaparecido de las costas francesas.

También te puede interesar
Relojes y joyas de Cartier conquistaron los EE British Academy Film Awards 2021

Esta iniciativa forma parte de las expediciones Gombessa, de las cuales Blancpain es socio fundador desde 2012, que tienen como objetivo fomentar la comprensión de los ecosistemas profundos, hasta ahora inaccesibles y desconocidos. Hasta ahora, el proyecto permitió realizar cinco expediciones principales, así como misiones adicionales en Reunión, Filipinas, Polinesia y, ahora, el mar Mediterráneo. Laurent Ballesta aporta así una contribución importante a las actividades del Blancpain Ocean Commitment en el mundo.

 

El reloj: Blancpain Fifty Fathoms Ocean Commitment

La pieza cuenta con todas las características especiales y de robustez que requiere un reloj de buceo certificado. Está dotado además de un calibre de última generación (1151) con espiral de silicio. Este movimiento mecánico automático puede observarse a la perfección mediante el fondo de la caja desarrollado en cristal de zafiro, transparencia que permite ver sus acabados de Alta Relojería. La masa oscilante de oro está decorada con la leyenda Ocean Commitment y revestida con tratamiento NAC, aleación que destaca por utilizar platino para mejorar la acción de remontuar.

También te puede interesar
Día de la Tierra: relojes sustentables

Hermético hasta los 300 metros de profundidad,  la exhibición de las horas, minutos, segundos y fechador podrán verse tanto de día como de noche, además de hacer lo propio en los abismos oceánicos gracias a su tratamiento luminiscente utilizando en agujas e índices.

Finalmente, el bisel unidireccional está protegido por un recubrimiento de cristal de zafiro, con lo cual se garantiza la durabilidad a la corrosión y salinidad del mar, además de replicar la esencia de este clásico de la cronometría de Poseidón. Se entrega con un par de correas: vela y NATO a juego con el azul icónico del Fifty Fathoms de este milenio.

  • Caja: 40.3 x 13 mm de titanio cepillado, fondo abierto de cristal de zafiro con bisel unidireccional de zafiro
  • Movimiento: mecánico automático
  • Calibre: 1151
  • Frecuencia: 3 Hz, 21 mil 600 a/hora
  • Reserva de marcha: 100 horas
  • Funciones: horas, minutos, segundero y fechador
  • Carátula: azul laqueada
  • Correa: tipo NATO
  • Hermeticidad: 300 metros (30 bar)

Síguenos en Instagram. 

Continúa con: Oceana y Blancpain colaboran para proteger los mares.

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.



notas relacionadas