Jaeger-LeCoultre y el cine