Top 10, los mejores relojes del SIHH 2018

El Salon International de la Haute Horlogerie, es organizado por la FHH, Fondation de la Haute Horlogerie y se celebra anualmente en Ginebra desde hace 28 años. Es el foco principal de la Alta Relojería, a diferencia de Baselworld, que expone e involucra horología en general y en precios de entrada, proveeduría y maquinaria para desarrollar todo lo que se conoce como reloj.

Así, el año vuelve a cambiar de ciclo y un nuevo periodo comienza lleno de expectativas y reacciones ante la delicada situación global, el crecimiento de algunos mercados y la caída de algunos otros, siempre con la intención de fortalecerse y no solo para facturar más, sino para continuar impulsando la labor de los artesanos que hacen posible el oficio de la Haute Horlogerie.

¿Por qué me interesa si soy amante de los relojes?

Porque aquí se presentan las máximas creaciones que vendrán a nutrir las vitrinas de los puntos de venta autorizados según su región; porque la Alta Relojería es mágica y si bien está disminuida por diferentes fenómenos, continúa innovando y sorprendiéndose a sí misma. El tiempo es una magnitud física que nos rige a todos y, como tal, la horología es el arte de contarlo y el SIHH lo hace de manera lúdica, bella y magistral, exclusiva por decir lo menos. En este capítulo hemos preparado una selección de las mejores piezas exhibidas, esperemos las disfrute tanto como nosotros y, antes de entrar en polémicas, sí, cada visión es válida y puede considerar o no este top 10 como acertado o injustificado según su apreciación…

1.- A. Lange & Söhne Triple Split Chronograph

Abre una nueva dimensión del cronometraje. Es lo más destacado de la nueva colección de Lange y el primer cronógrafo mecánico de fracción de segundos en el mundo que permite mediciones de tiempo comparativas de varias horas. Con agujas rattrapante adicionales en los contadores de minutos y horas se permite detener el lapso y los tiempos de referencia de eventos que duran hasta doce horas. Sí, un rattrapante por mayor tiempo, algo de lo que seguramente estará tremendamente orgulloso Anthony de Haas, amante del cronógrafo como complicación. Con ello se pueden ejecutar mediciones de hasta tres eventos de manera continua, es básicamente el crono más complicado jamás producido en la Casa de Sajonia. La pieza es increíble por el nivel de dominio y complicación, por sus detalles y acabados, porque no es un tourbillon volante ni un repetidor, es un ¿simple cronógrafo?

También te puede interesar   The Editor´s Seal 2017: Slim d´Hermès L´heure impatiente

2.- Ulysse Nardin Freak Vision

El año pasado fue presentado el InnoVision II, una pieza que exhibía increíbles adiciones tecnológicas de cara a la relojería del futuro. Sin embargo una cosa es “alardear” y la otra es ejecutar. Es así que Ulysse puso manos a la obra a fin de desarrollar el primer reloj automático de la línea Freak. La manera en la que remontúa ha sido bautizada y patentada como Grinder, el cual aprovecha el más mínimo movimiento de la muñeca gracias a que la masa oscilante está conectada a un marco con cuatro brazos. Ello permite al sistema automático tener el doble de fuerza mientras que un mecanismo de rodamiento de esferas limita considerablemente la fricción. La indicación del tiempo se exhibe gracias al mismo movimiento, como en todo Freak, y se ofrece en menos de 100 mil dólares. No hay pieza como ésta en el mercado.

3.- Montblanc 1858 Monopusher Chronograph Limited Edition 100

En homenaje al histórico calibre 13.20 de la manufuctura de Villeret, esta pieza vibra cual si se tratara de un viaje al pasado. Este reloj es el epítome del diseño de cronógrafos vintage con su caja de acero inoxidable de 40 mm. Para reforzar la apariencia vintage, el reloj presenta una carátula original en verde ahumado y una correa de piel de caimán con costuras beige, elaborada a mano en la Peletería de Montblanc en Florencia. Tal como se esperaba, el volante vibra a una velocidad tradicional de 18,000 alternancias por hora, mientras que el movimiento está trabajado y luce el tradicional puente en forma de “V”, sello de la Casa. Montblanc lleva haciéndolo bien por varios años: diseño correcto, precio correcto y tributo correcto. Nos encantó este reloj, seguro un éxito inmediato, y además rinde homenaje a los 150 años de Minerva.

4.- Jaeger-LeCoultre Polaris Memovox

En homenaje al que cumpliría 50 años. Esta pieza está limitada a 1000 ejemplares para todo el mundo, y básicamente cuenta con tres coronas: ajuste del despertador, hora y bisel interno. El calibre 956 late en su interior gracias a un remonte automático durante 44 horas. Luce las informaciones de las horas, minutos y segundos, además del despertador y la fecha. Nacido en 1968, se celebran 50 años de este ícono gracias a esta referencia limitada a 1000 piezas. Es un reloj funcional, icónico, de buceo pero que bien puede llevarse diariamente, un hito de Jaeger-LeCoultre que hoy centró su mensaje en este aniversario.

También te puede interesar   Mido Multifort Chronometer da la bienvenida al silicio

5.-Santos de Cartier Squelette

Este año el tema principal de la Maison será el ícono desarrollado por Louis Cartier para Alberto Santos-Dumont a principios del siglo pasado. Se trata de Santos, que ahora recibe un rediseño de cara al futuro y a la gran visión de la marca por renovar a esta leyenda sin restar un ápice a sus códigos históricos. El calibre esqueletado 9611 MC da vida al primer reloj de acero esqueletado en la línea Santos, y nos parece que será un éxito inmediato en ventas en sus tres metales: acero, oro rosa y oro amarillo. Posee un sistema de correas intercambiable y otro para el ajuste de eslabones patentados, en emoción, es mi reloj favorito de la feria.

 

6.- Greubel Forsey GMT Earth

Se aprecia el Globo completo desde el polo Norte al Sur, todo ello gracias a una vista espacial de 360 grados. Son 3 husos horarios, hora universal a partir del globo terráqueo, además de la hora local. Dotado de un calibre con tourbillon que realiza una revolución cada 24 horas, posee dos barriletes para 72 horas de autonomía cronométrica. La pieza goza de 3 patentes: tourbillon de 24 segundos en comparsa con el globo, la indicación de la reserva de marcha, y la indicación de los 24 zonas horarias.

7- Audemars Piguet Royal Oak RD#2 Perpetual Calendar Ultra-Thin

Es el calendario perpetuo automático más delgado de la historia, está dotado del calibre 5133. El total de la pieza luce un grosor de 6.3 mm de diámetro, mientras que se ofrece en caja de platino con carátula Grande Tapisserie azul. Tiene una reserva de marcha de 40 horas y una frecuencia de oscilación de 2.75 Hz. Sí, es un conceptual, pero la manera en la que lo desarrollaron y hemos podido observar es excepcional. En Audemars Piguet destaca toda su colección, este año verdaderamente se lucieron, con todo con que no han presentado esa prometida nueva colección.

8.- Excalibur Aventador S

Su caja se extiende hasta los 45 mm de diámetro, está construida en múltiples capas de carbón con carrura de titanio sobremoldeada con caucho negro. El cristal es de zafiro y porta tratamientos antirreflejantes. Asimismo, el bisel acanalado de oro rosa posee índices negros y la corona hace juego a partir de este metal precioso. En su interior vibra el calibre RD103SQ de doble espiral, esqueletizado y con segundero saltante. Posee una frecuencia de 2 X 4 Hz (57,600 alternancias por hora), con autonomía de 40 horas de reserva de marcha y ajuste a 6 posiciones. Es el mejor patrocinio anunciado en el SIHH, bueno, poco antes. Pero el de más resonancia y de mayor congruencia en Palexpo.

También te puede interesar   Zenith en dos ruedas: presenta UNTAMED

9.- IWC Shaffhausen “Pallweber”

Esta pieza es uno de los primeros ejemplos de relojes de bolsillo IWC, definitivamente de los más famosos del siglo XIX debido a la indicación digital de las horas, pero es mejor conocido como Pallweber. La nueva versión del reloj está diseñada para utilizarse en el pulso y su extensión de 45 mm de diámetro le hace lucir imponente, pero confortable. El calibre que vibra al interior es un IWC 94200 que funciona a 28.800 vph, con una reserva de marcha de 60 horas. La caja es de oro rosa y la carátula de laca blanca en la versión intermedia, no obstante la producción está limitada a 250 piezas en todo el mundo, más 25 en platino y 500 en acero.

2.- L’Astronomo de Panerai

Esencialmente responde a Luminor 1950 Tourbillon Moon Phases Equation of Time GMT, y es uno de los relojes más complicados jamás producidos por la marca. Su movimiento esqueletado P.2005/GLS se personaliza para funcionar de acuerdo a las coordenadas que solicite el cliente, mientras que las fases de la Luna, la Ecuación del Tiempo y el GMT pueden ser ajustados desde la corona, un verdadero hito de la mecánica.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

One Response

  1. Hector Wilfrido Rodriguez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: