The Editor´s Seal 2017: Panerai LAB-IDTM Luminor 1950 Carbotech 3 Days 49 mm

50 años de garantía para un movimiento que no necesita lubricación

La Alta Relojería no está peleada con la tecnología. Prueba de ello es esta nueva edición especial de 50 unidades, que destaca tanto por el diseño clásico de la colección Luminor 1950, como por una serie de innovaciones tecnológicas que demuestran la capacidad de la marca florentina para inspirarse en su pasado mientras escribe el futuro de la relojería de lujo.

Para producir un reloj con un funcionamiento excepcional y unas características revolucionarias, el Laboratorio di Idee de Panerai crea cada componente del nuevo Panerai LAB-IDTM, que demuestra la capacidad de este elemento químico para crear materiales con propiedades excepcionales: la caja, hecha en un material compuesto con base de fibra de carbono; la carátula, cubierta de nanotubos de carbono; y el movimiento que, gracias a las propiedades mecánicas del compuesto de carbono, funciona perfectamente sin lubricación.

La caja está hecha de Carbotech, tan duro que será prácticamente imposible rayarlo, mientras que al interior late el flamante P.3001/C, cuya platina, puentes, barriletes, escape y dispositivo antichoque han sido desarrollados en carbono y tratados con DLC para evitar la lubricación con aceite, lo que concede una garantía de 50 años a partir del momento de compra. La pieza goza de impermeabilidad hasta 100 metros, se entrega en caja de 49 mm y luce una carátula negra con índices arábigos luminiscentes, gracias a un tipo de construcción conocida como sándwich, en donde el Super-LumiNova® de color azul se filtra por las aberturas realizadas en el dial y en forma de números arábigos.

El calibre

La mayor parte del movimiento P.3001/C del nuevo Panerai LAB-IDTM se puede contemplar a través de la gran ventana protegida por un cristal de zafiro, que se encuentra en la parte trasera del reloj, lo que además permite ver el indicador de reserva de marcha. El esqueletado de los puentes y los barriletes hace que sea aún más fácil de apreciar la excelencia técnica y el acabado de este calibre de gran fiabilidad y precisión. Entre los rasgos distintivos del movimiento encontramos un volante de 13.2 mm de diámetro, sustentado por un puente con doble soporte y a velocidad de 3 Hz. Esta pieza goza de un dispositivo que detiene el volante para ajustar al segundo cuando se cambia la hora, sincronizando de manera perfecta el tiempo del reloj con el de alguna fuente externa, por ejemplo, un reloj atómico.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: