The Editor´s Seal 2017: Greubel Forsey Grande Sonnerie

Con el lanzamiento de la primera complicación de sonería proveniente de la Casa, Greubel Forsey da un paso adelante en la capacidad y expertise de sus maestros relojeros en el dominio de las grandes complicaciones.

En este sentido, la revolución del tourbillon que ha conseguido el equipo comandado por Robert Greubel y Stephen Forsey es digna de aplauso; no obstante, hoy compartimos una de las referencias más impresionantes: un tourbillon inclinado multieje, dos, cuatro, le erigen como especialista y dominador de la gravedad y la precisión, y una gran y pequeña sonería con repetición de minutos le elevan a un nivel de la horología que pocos, muy pocos, son capaces de dominar: Patek Philippe, Jaeger-LeCoultre, Audemars Piguet y algunos genios independientes.

Una gran sonería repite las horas y cuartos de hora de manera automática y reproduce la sonería cuando se demanda; una pequeña sonería repite cada paso de cuarto de hora, sin hacer repicar las horas. Evidentemente en la repetición de minutos se hacen sonar las horas, cuartos de hora y minutos cuando se requiere, por lo que hablamos de un sistema de energía independiente para garantizar la suficiencia energética para estas acciones.

En el caso de Greubel Forsey y su Grand Sonnerie, se cuentan 20 horas de reserva de marcha a fin de lograr esa riqueza sonora descrita.

De igual forma, la estética de la pieza demuestra una increíble capacidad de creación mecánica enfocada en incluir este hito relojero en un diámetro y espesor tan minúsculos, tomando en cuenta lo anteriormente descrito: 43.5 mm de diámetro para su caja de titanio y 15.2 mm de perfil. Es evidente que el titanio privilegia la amplificación del sonido, mientras que en el interior encontraremos un sistema conformado por 935 piezas en un calibre que requirió 11 años de desarrollo.

Mecánica

Sorprendentemente, la reserva de marcha se obtiene gracias a un sistema de remonte automático constituido por dos barriletes coaxiales acoplados en serie para 72 horas de autonomía. Esto se garantiza mediante un micro-rotor desarrollado en platino, el cual continuamente trabajará en función del requerimiento energético de la sonería; además se contempla un tourbillon de 24 segundos a 25 °, sí, por si no era suficiente.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: