SIHH 2017: Montblanc TimeWalker

Montblanc rinde homenaje a los instrumentos profesionales de precisión de su Manufactura en Villeret, Minerva, desarrollando cinco nuevas referencias que liberan ese espíritu de competencia que ha llevado la ser humano a romper las barreras de lo imposible.

El cronógrafo fue desarrollado como el reloj deportivo por antonomasia, y a medida que avanzaba la tecnología y el hombre en las disciplinas que requerían de un instrumento fino de precisión, la relojería también tuvo que adaptarse.

Imagínese cronometrar una competencia de automóviles, el quinto de segundo no era suficiente, se tenía que buscar algo más allá aumentando la frecuencia del órgano regulador.

Mayor frecuencia, mayor precisión en medición de tiempos cortos, digámoslo más fácil: la frecuencia de 7,200 alternancias por hora equivale a 1 hercio, es decir que la aguja trotadora del crono de dos pasos por segundo; subdivide un segundo en dos partes iguales. Sin embargo, si deseo aumentar la precisión que deseo contabilizar necesito aumentar la frecuencia. Por ello un reloj con precisión de 1/5 de segundo (divide el segundo en 5 partes iguales), latirá a 2.5 Hz, mientras que uno de alta frecuencia hará lo propio a 5 Hz = 10 saltos por segundo, ergo la décima de segundo y así sucesivamente…

¿Qué pasa si quiero contabilizar la centésima de segundo?

Montblanc desarrolló cronógrafos que pudieran hacer frente a la sed de precisión maximizada, por ello en 1936 presentó un stop watch como modelo de producción, y si está poniendo atención notará que la frecuencia necesaria es de 360,000 alternancias por hora, 50 Hz (matemáticas simples).

minerva_stopwatch_1100th-of-a-second-4

Este año se presenta una colección como homenaje a la tradición de Minerva por la precisión y medición de tiempos cortos, por lo que destacamos no solo la historia de los instrumentos de la Casa, sino también los nuevos relojes inspirados en esta misma pasión y dotados de la mejor tecnología actual.

Montblanc TimeWalker Chronograph Rally Timer Counter Limited Edition 100 

Ideal para el coleccionista, esta pieza posee la versatilidad de poder ser montado en la muñeca, bolsillo o transformarse en un reloj para montarse en un cuadro de instrumentos de la cabina de un automóvil. La construcción de la caja –de titanio grado 2– se extiende hasta los 50 mm y luce un canto estriado y recubierto con DLC negro para conmemorar el espíritu de las carreras de autos. Al interior porta el calibre de cuerda manual y de manufactura MB M16.29., motor de alta fiabilidad que vibra a 18,000 alternancias por hora, inspirado por el Minerva 17.29. El cronógrafo posee una rueda de pilares y acoplamiento vertical con autonomía de 50 horas de reserva de marcha.

Montblanc TimeWalker Chronograph UTC 

Se presenta con complicación de cronógrafo y segundo huso horario (Universal Time Coordinated), en una caja de 43 mm de diámetro de acero revestida con DLC negro, por lo

su durabilidad es a prueba de todo. La carátula está acentuada con colores rojos y plata, al tiempo que se inspira en los instrumentos de los vehículos de competencia del siglo XX. Este crono está dotado del calibre MB.25.03 que muestra la hora de tres zonas horarias distintas: local, origen y, por medio del bisel giratorio unidireccional, una tercera en 24 horas con el punto de referencia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Montblanc TimeWalker Chronograph Automatic 

El Montblanc TimeWalker Chronograph Automatic cuenta con el emblemático bisel negro giratorio unidireccional estriado en el flanco y hecho de cerámica negra brillante de alta tecnología para ofrecer máxima robustez y durabilidad. La cerámica tiene propiedades impresionantes, tales como una alta resistencia a los arañazos, es antioxidante, tiene una superficie brillante única y está protegida contra todos los agentes químicos comunes. El bisel puede utilizarse como un indicador de segunda zona horaria. Las asas son semi esqueletadas, como las entradas de aire de la carrocería de un coche, y la corona negra DLC y los pulsadores de cronógrafo son estriados, como los tapones de gasolina vintage para un mejor agarre. Completando el diseño automovilístico, el fondo de la caja ha sido equipado con una abertura de cristal ahumado -que recuerda a las ventanas de vidrio que cubren los potentes motores V12- y las correas incluyen agujeros de perforación, parecidos a los guantes de conducir de piel utilizados en los días en que los volantes eran de madera y necesitaban sujetarse firmemente. Cuenta con el calibre MB 25.07 mecánico de remonte automático con 46 horas de autonomía. La pieza se extiende hasta los 43 mm de diámetro y luce un acabado satinado sobre el acero y un bisel de cerámica negro mate.

Montblanc TimeWalker Automatic Date

Horas, minutos, segundos y fechador, es la entrada a esta colección y la ideal para quien no realizará mediciones de tiempo. Como en la ejecución anterior el bisel es de cerámica negra, mientras se extiende a través de 41 mm de acero utilizados para la creación de su caja. Está propulsado por el calibre MB 24.17 de remonte automático y luce una estética inspirada en el siglo XX y en los cronos de Minerva.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Montblanc TimeWalker Chonograph 1000 Limited Edition 18

Sí, la cereza del pastel en la colección es la conquista de la milésima de segundo, por lo que hablamos de un desarrollo de reloj que luce alta frecuencia y que es producto de 2 patentes y 22 patentes auxiliares para desprender un reloj de competencia digno de nuestro tiempo. ¿Recuerdan el TimeWriter II? Estos proyectos llevaron a Montblanc a la conquista de la milésima de una manera espectacular, eliminando el problema de poder detener la trotadora en alguna vibración o alternancia. Albergado en una caja de 46.4 mm de titanio, las asas semi-esqueletadas, que han sido satinadas y tratadas con un revestimiento DLC negro para máxima resistencia al rayado, robustez y ligereza. La caja se ha complementado con un monopulsador de titanio a las 12h y un bisel fijo de cerámica negra grabado con números árabes blancos que caracterizan el diseño general de la línea y acentúan su legibilidad y rendimiento.

montblanc-timewalker-2017

La carátula luce una construcción en diferentes niveles, mientras que los acentos grises, negros y rojos destacan la deportividad de la pieza. El calibre de manufactura utiliza el principio básico de los relojes de alta frecuencia, dos fuentes de energía, dos transmisiones. La primera a 18,000 a/h y la segunda a 360,000 alternancias por hora. O sea, ¿qué no necesitaríamos de más frecuencia?

La solución 

Se desarrolló un movimiento con un volante que latía a una frecuencia de 360,000 alternancias por hora. Este rápido oscilador completa 100 movimientos por segundo hacia un lado y otro, es decir 50 veces en una dirección y 50 veces en la otra. Este tempo no sólo guía el movimiento del mecanismo dedicado a la centésima, sino que también establece el ritmo para dar un impulso de energía que pone en rotación una innovadora rueda en el engranaje, la llamada “rueda de las milésimas”. Impulsada de este modo, gira alrededor de su propio eje a una velocidad uniforme de diez rotaciones por segundo y proporciona así la solución de que las centésimas de segundo se puedan dividir además en conjuntos de diez incrementos.

timewalker_1000_116828_closeup

Muéstrame la milésima

El Montblanc TimeWalker Chronograph 1000 Limited Edition 18 es sorprendentemente fácil de leer ya que sigue un patrón conocido que se encuentra en la gran mayoría de los cronógrafos. El doble contador a las 6h cuenta con una larga aguja de punta roja para el registro de los segundos transcurridos de 1 a 60, así como una aguja corta completamente roja para contar un máximo de 15 minutos transcurridos. Los indicadores del cronógrafo comienzan con una aguja roja, centrada axialmente, para las centésimas de segundo transcurridas que completa una rotación entera de 360° cada segundo, de modo que su punta hace un sprint alrededor de la escala de las centésimas de segundo del perímetro de la carátula. Las milésimas de segundo se indican a las 12h en un “cartouche” inspirado en el velocímetro del tablero de instrumentos de los coches vintage, donde un indicador rojo triangular avanza a lo largo de una escala calibrada de 0 a 9. La posición de reposo se indica mediante la letra “N” (de neutro), dejando el 0 para indicar las milésimas con claridad, es decir, una centésima de segundo completa. Solo 18 piezas de este reloj están disponibles, y estaremos pendientes de conocer la cifra de relojes que entregará Montblanc a nuestro país, por supuesto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este motor goza de dos corazones que laten a diferentes frecuencias: 18,000 y 360 mil alternancias por hora, dos fuentes de energía (100 horas de autonomía para el reloj y 45 minutos para el crono), y un accionamiento de crono monopulsante.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: