El reloj que Hitler regaló a Eva Braun

Si bien Adolf Hitler fue un amante del arte pictórico y literario, entre otros. También fue un gran coleccionista de diferentes obras que, luego de su suicidio tras verse derrotado en la Segunda Guerra, fueron subastadas en diversos eventos, pero algunas otras permanecen en los palacios de gobierno alemanes…

Actualmente no existe registro de cuáles y cuántas fueron posesión del otrora Führer Nazi, cuántas adquirió y cuántas fueron regalos. No obstante en materia de relojería se esconde una historia de amor que fue sellada el 6 de febrero de 1939…

…Eva Braun cumplía entonces 27 años y recibiría un reloj de platino engastado con diamantes de la marca Eszeha*, situada en el suroeste de Alemania. Si bien Braun tenía una relación con Hitler desde principios de la década luego de que Heinrich Hoffmann (fotógrafo personal del líder) los presentara, se casó con el militar y político el 29 de abril de 1945, un día antes de su suicidio, manteniendo un amor secreto durante sus primeros años de noviazgo.

También te puede interesar   The Editor´s Seal 2017: el reto de la industria relojera

La pieza lleva la referencia 471/96 grabada, además de una inscripción dedicada a Eva, pensada por Hitler: “El 6 de febrero de 1939. Con todo mi corazón. A. Hitler”. El reloj permanece en el museo de arte moderno de Munich Pinakothek der Moderne, en donde está registrado como “Estate of Eva Hitler, née Eva Braun”. Esta pieza también comprende un juego de cubiertos y diferentes “tesoros” de la época.

Sin lugar a dudas muchas historias da para contar el terror vivido en el planeta a partir del Nazismo, como el de otras corrientes políticas y sociológicas, por nuestra parte y enfoque sólo buscamos una historia que contar.

Wikipedia

*Esta firma fue fundada por Karl Scheufele en Alemania, tatarabuelo de Karl Scheufele III, quien en 1963 comprara la firma Chopard a Paul-André Chopard (nieto de Louis-Ulysse Chopard, fundador). Chopard es hoy dirigida hoy por Karl-Friedrich y Caroline Scheufele, quienes tomaron el control en los 90 y han dado brillo a la manufactura adicionando ateliers en Ginebra y Fleurier, además de revivir un nombre histórico en la horología: Ferdinand Berthoud, horloger Maestro y especialista en los cronómetros de marina.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: