“Octo” récord para Bvlgari Finissimo Automatic, la marca presentó el reloj más plano de la historia

De los creadores de Octo Finissimo Tourbillon y Octo Finissimo Minute Repeater, el tercer capítulo de la saga llega con un nuevo reto a la industria de la Alta Relojería experta en el desarrollo de los calibres ultraplanos. Hablamos de los maestros en la materia: Jaeger-LeCoultre, Piaget y Vacheron Constantin, entre unas cuantas más.

Bvlgari ha buscado los encabezados de la prensa a partir de un enfoque mecánico ultradelgado, posible gracias al expertise heredado de aquella manufactura de movimientos dirigida por Gerald Genta y Daniel Roth, la cual pasó a ser propiedad de Bvlgari a principios de este nuevo siglo. Con esta legitimidad de producción in-house, la firma ha propuesto a su nuevo icono contemporáneo, Octo, como la colección que albergará estos ejemplares bajo el nombre de Finissimo.

De lo complejo a lo relativamente sencillo

Iniciando con el tourbillon de cuerda manual más plano en producción, continuando con el repetidor de minutos más delgado en la actualidad −también de carga manual−, el siguiente apartado eleva el listón con un calibre automático, sí, para lo cual es necesario contar con un micro-rotor o un rotor periférico. Bvlgari optó por la primera solución.

Si bien consideramos que un reloj automático que muestre horas, minutos y segundos es fácil de conseguir, o al menos “pan de todos los días”, la realidad es que desarrollar una arquitectura que no rebase los 2.23 mm de espesor para el calibre y, que en conjunto con su caja no supere los 5.15 milímetros, es toda una proeza. Y más cuando sabemos que la autonomía de la pieza alcanza las 60 horas de reserva de marcha a una frecuencia de 3 Hz.

Belleza octagonal

Una estética que salta a la vista gracias a la hermosa estructura de su caja –de 40 mm de diámetro– hecha en titanio con acabado arenado, al tiempo que el dial acompaña al conjunto y luce agujas esqueletadas en color negro. Sin embargo, el lustre de la pieza no termina en la cara principal, sino que al darle vuelta para conocer su fondo, un cristal de zafiro desnuda acabados a mano: Côtes de Genève, puentes achaflanados y platina perlada, todo ello acompaña al micro-rotor de platino, cuya densidad ayudará a un remonte excepcional.

Increíblemente cómodo cuando se abraza a la muñeca. Una correa de piel de cocodrilo o un brazalete a juego garantizan un extraordinario confort y ligereza, tanto, que por un momento olvidará que lo tiene sujeto a su muñeca.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: