Baselworld 2017: Jaquet Droz

A pocos días de conocer y de tener en nuestras manos la nueva colección de Jaquet Droz, compartimos con ustedes las novedades de la marca en este 2017 bajo un concepto muy claro: “Some watches tell time, some tell a story”.

Y es que basta decir que la firma es una de las más antiguas y legítimas en cuanto a visión relojera, fundada por un verdadero “monstruo” de la relojería tradicional: Pierre Jaquet-Droz en el siglo XVIII.

Jaquet-Droz_Baselworld2017_980x550

Viajeros en el tiempo…

Jaquet Droz rinde homenaje a la artesanía de sus artesanos, que sobresalen en el arte de la pintura en miniatura, el esmaltado de paillonnée y la ornamentación grabada. Iluminado por el contraste entre el negro esmalte Grand Feu y la vivacidad de la colorida pintura en miniatura, los nuevos modelos Petite Heure Minute son una verdadera invitación a un viaje exótico. Por otra parte, el icono Grande Seconde ahora está adornado con una nueva complicación relojera: la exhibición de “astronómicas” fases Lunares. Con su estilo refinado, la Grande Seconde Moon es una mezcla perfecta de elegancia discreta y técnica mecánica. Por último, pero no menos importante, la obra maestra de la artesanía relojera, el nuevo autómata de la mariposa cariñosa revelado por Jaquet Droz es verdaderamente una pieza de arte cobra vida, presentando una alegoría de amor y naturaleza. Sin embargo el modelo en el que profundizaremos justo ahora lleva por nombre:

Petite Heure Minute Relief  Seasons

La época de la Ilustración fue marcada por los filósofos y el nacimiento de la ciencia moderna, pero también vio el redescubrimiento de la naturaleza. Pierre Jaquet-Droz fue particularmente afectado por el mundo natural, como se puede ver en sus relojes y objetos preciosos, que han caído en la historia de las artes decorativas. A pesar de ser un afamado viajero, él era particularmente aficionado a las bellezas de su Jura natal. A medida que pasaban las estaciones, notó los cambios en los paisajes, la luz transformadora, las primeras flores que atraviesan la nieve y el sol que baña las colinas con sus rayos dorados. Las aves en particular llamaron su atención, que observó de cerca y que inspiró muchas de sus creaciones más espectaculares.

Jaquet-Droz_J005024576_PETITE_HEURE_MINUTE_RELIEF_SEASONS_SPRING_AMBIANCE_650x365

Esta pasión se mantiene viva hasta nuestros días en los Ateliers de Haute Horlogerie de La Chaux-de-Fonds, donde una serie de relojes -como los fabulosos relojes autómatas- preservan fielmente el espíritu del fundador. A partir del otoño y el invierno, dos nuevas versiones de las Temporadas de Socorro Minuto de Petite Heure están comenzando un nuevo capítulo rendiendo homenaje a la primavera y el verano. Y como una verdadera obra de arte, este modelo icónico se ha convertido en un espacio en el que los artesanos de los Ateliers d’Art de Jaquet Droz pueden expresar su plena creatividad y con un nivel de mecánica magistral, logrando un lenguaje digno para conversar horas y minutos descentrados, pero con un juego de carátula firmado por el mejor de los artistas.

Los relojes Petite Heure Minute Relief Seasons muestran la vitalidad del dominio de la marca del nácar, un material frágil, que ha sido elaborado con delicadeza por los artesanos de la firma para formar un elegante dial grabado a mano. La carátula es entonces un majestuoso cielo que se anima con cada movimiento de la muñeca gracias a sus brillantes efectos iridiscentes. Tallado en oro y luego grabado y pintado a mano, se colocan dos pájaros azules en el fondo que demuestran una artesanía exquisita: el plumaje, los ojos, los picos y los cuerpos redondos son sorprendentemente reales.

Dos versiones representan las máximas estaciones en el año, diferencia entre el frío y el calor con el invierno y el verano representados en una caja de oro blanco o rosa de 18 quilates, y correas de satín gris o de piel de cocodrilo marrón chocolate.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cada uno de estos relojes increíblemente bellos viene en una edición limitada de sólo 88 piezas. En la parte posterior, el peso oscilante del oro, que se adorna con la madre perla, dos alas esculpidas y las estrellas gemelas de Jaquet Droz, fija la cadencia de la escena.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: