Zeno – Watch Basel: relojería en esencia

La adecuada comunicación de la información, es la característica más importante de cualquier periodista. Dejando sentado lo anterior, quiero relatar la historia de una casa relojera muy particular. Es el caso de una firma que, a lo largo de los años, ha vivido a la par de los movimientos de la industria y ha comprometido su valor relojero a entregar piezas realizadas con suma dedicación, alta calidad y pasión por el oficio de la exacta medición del tiempo y sus complicaciones.

Todo comenzó en la idílica La Chaux-de-Fonds: Jules Godat había montado un modesto taller para trabajar como temporero durante los fríos meses del invierno. Años más tarde -1868-, se independizó e inició la fabricación exclusiva de relojes de bolsillo. Posteriormente, Jules dejaría la firma en manos de André-Charles Eigeldinger, quien se hizo cargo de la casa relojera y trazó el rumbo de la misma enfocado a la producción de relojes de observación para fines militares, relojes de cálculo, así como guardatiempos de bolsillo fabricados en oro, plata y platino.

Tourbillon Retrograde gold

Tourbillon Retrograde gold

 

Durante el siglo pasado, la demanda de relojes de pulsera fue en ascenso, razón por la cual -en los años entre guerras- se cambió la producción a esta clase de piezas, mismas que habían adquirido, de manera natural, una herencia militar y de aviación, la cual posteriormente serviría para distinguir a la marca en este tipo de actividades. Sin embargo, Zeno-WatchBasel se ha preocupado por ofrecer una amplia gama de productos y complicaciones, tales como: tourbillon, indicador de fases de Luna, cronógrafos, reserva de marcha, relojes para buceo y submarinismo, entre otros.

En 1966, Felix W. Huber trazó el primer reloj mecánico Zeno, pieza que definiría la línea de diseño de toda la colección. Con la adquisición de la empresa por la familia Huber, el montaje de los relojes y el departamento de servicios se trasladaron a la ciudad de Basilea.

 

Pro Diver II

Pro Diver II

De manera idéntica a la primera manufactura de 1868, la firma mantiene la atención en la fabricación de instrumentos cronométricos de primera calidad, que a su vez expresan un carácter y belleza especiales a un precio razonable.

 

Este año, con la nueva edición de los primeros relojes para pilotos de 1965, Zeno celebra el renacimiento de un clásico y reanuda con sus nuevos modelos la herencia de la construcción de relojes para pilotos profesionales.

 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: