VULCAIN, el reloj de los Presidentes

Seis décadas soportan una de las tradiciones más importantes de la Manufactura Vulcain: el 50´s Presidents´ Moonphase de 1953, es por ello que durante su flamante regreso a Baselworld este año, la casa relojera con historia desde 1858 decide presentar una de las complicaciones que le han dado mayor notoriedad en la industria, se trata de la lúdica y elegante indicación de las fases de Luna junto a un calendario completo dispuesto en una sub-carátula a las 6 horas.

Dotado de un diseño puntualmente atemporal, el 50s Presidents´Moonphase de este año, exhibe dos versiones acorde con las necesidades del mercado, una notablemente más clásica que la otra realizada en oro rosa de 18 quilates y una versión mucho más deportiva, pero sin hacer a un lado el espíritu elegante con el que dicha línea ha sido concebida desde sus orígenes.

Animadas por el calibre Vulcain V-58 de cuerda automática, las funciones exhibidas a partir de su carátula (plateada soleil o antracita): horas, minutos, segundos, fases de Luna y calendario completo, se beneficiarán de una confiable frecuencia a 4Hz, es decir 28,800 a/h, que permanecerá palpitando sin interrupciones durante 42 h a partir de un nivel de carga completado por un rotor bidireccional.

Finalmente, cabe destacar el nivel de acabados exhibidos en la pieza, tales como: Côtes de Genève, tornillos azulados y un fino tratamiento de rodio, elementos dignos de cualquier sello de Alta Relojería, y que -por supuesto– podrán apreciarse a través del fondo de la caja realizado en cristal de zafiro. Esta maravilla mecánica se abrazará a su muñeca gracias a una correa de piel de aligátor de Luisiana en color negro o marrón (dependiendo la versión), mientras que su hebilla de hebijón (oro rosa o acero), brindará seguridad y refinamiento al conjunto.

El 50s Presidents Moonphase replantea su pasado para reescribir su futuro mediante un evidente homenaje a los gloriosos años cincuenta en los que se fundamentó para siempre la leyenda de la Manufactura Vulcain.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: