¡¡¡Viva México!!! Relojes suizos dedicados a nuestro país

Este artículo está dedicado a México y a su mercado, el cual es el más importante para la relojería suiza en Latinoamérica, y para muchas de las Manufacturas, el segundo en todo el continente, lo que resta un poco de credibilidad a quienes aseguran que en México no existe cultura para los objetos de lujo.

Por el contrario, nuestro país registra una evolución en la aceptación hacia estos bienes: relojes y joyas, marcada por tres momentos fundamentales en su historia: Conquista española-México virreinal, el Imperio mexicano y el Porfiriato.

La Conquista española y las expediciones de Francisco Hernández de Córdoba. Usted se preguntará: “¿Por qué remontarnos a estos tiempos de coyuntura? La respuesta es muy sencilla: en la época virreinal Tenochtitlán fue sometida por Hernán Cortés, siendo Antonio de Mendoza y Pacheco quien dirigiera el gobierno en aquel momento, uno que será recordado por el saqueo de riquezas en artículos y objetos de lujo, principalmente oro.

Vacheron Constantin Chronometre Royal propiedad del Museo Nacional, cedido por el Patrimonio de la Manufactura.

Si bien en la antigua Tenochtitlán se utilizaban el cacao y las habichuelas como moneda para el desarrollo del comercio, las clases nobles, sacerdotales y líderes de la cultura portaban objetos hechos de metales y minerales preciosos, por lo que los españoles vislumbraron una gran oportunidad de reavivar la golpeada economía de la España del siglo XVI, abasteciéndola con la colonización.

Este fenómeno vino a desencadenar una lucha por los recursos de la geografía señalada, pero también a determinar el valor de estos “adornos” para una sociedad joven influenciada por europeos a lo largo de su historia.

En el siglo XIX Agustín de Iturbide fue nombrado primer Emperador de México tras el movimiento independentista encabezado por Miguel Hidalgo, quien como líder del mismo pronunciaba: ¡Viva Fernando VII! Así pues, tras el sometimiento de España por la Francia Napoleónica y posteriormente, con la invasión directa de Napoleón III a nuestro país en 1862, se determinó un Segundo Imperio Mexicano luego del mandato de Antonio López de Santa Anna, principal admirador de la monarquía como forma de gobierno. Maximiliano de Habsburgo-Lorena aceptó el ofrecimiento de la Corona Mexicana ante el “momento” del control francés y la falta de potencia del ejército liberal encabezado por Benito Juárez. Estos factores ayudaron a crear un ambiente ficticio de paz, en el cual Maximiliano dirigió un gobierno enfocado en México y no en los intereses de Napoleón III, por lo que éste le abandonó y dejó a merced del Partido Liberal apoyado por Estados Unidos y su Doctrina Monroe (América para los americanos). Con ello culminaría el reinado de Maximiliano, y tras su muerte, Porfirio Díaz asumiría la presidencia de nuestro país durante 31 años (nueve periodos). Don Porfirio es el personaje que nos vincula a la relojería y al desarrollo del lujo debido a los modelos de gobierno que instauró. El afrancesado México de finales del siglo XIX y principios del XX, fue regido por una política de reorganización y control del ejército para la pacificación del país, la cual copió modelos europeos, mientras que la clase noble de México se inclinaba por imitar la forma de vestir y actuar de los franceses, manifestando interés por la ópera, el teatro y la arquitectura.

La Esmeralda de Girard-Perregaux

El mismo don Porfirio fue un profundo admirador de la cultura francesa y desarrollador de la misma, lo que se reflejó en: 20,000 kilómetros de vías férreas, establecimiento de fábricas de hilados y textiles con inversiones de origen francés y español; el Hospital General, el Correo Mayor, los palacios de Comunicaciones y Bellas Artes, el diseño de la colonia Roma destinada a la clase poderosa, o las de destino popular como la Guerrero o Santa María la Ribera. Así pues, su dictadura estuvo caracterizada por un crecimiento económico boyante para el mercado de lujo, pero marcado por una tremenda desigualdad social, situación que generó una brecha amplísima entre la clase alta y la popular.

Este fenómeno definió a la clientela que no solamente puede pagar un reloj de manufactura suiza, sino que además aprecia la alta complicación en acabados y mecánica de este tipo de piezas, lo cual ha determinado el crecimiento y fortaleza de la industria relojera helvética en nuestro país, y como muestra basta un botón: La Esmeralda de Girard-Perregaux. 

Una anécdota que refleja mejor el arraigo y el amplio conocimiento relojero que tiene nuestro país es la siguiente: Don Porfirio Díaz fue propietario de una pieza que recibió la patente por el diseño de los tres puentes –completamente funcionales– de oro, a la vez que obtuvo la medalla de oro en 1889 en la Exposición Universal de París.

Este reloj de excepción que forma parte de los artículos más selectos de Girard-Perregaux, fue grabado por el artista Fritz Kundert para posteriormente llegar a México gracias al agente “La Esmeralda”, propiedad de los alsacianos Hauser, Zivy & Co, que en aquel momento gozaban de amplio prestigio en París y México, producto del afán por la elegancia de aquel Porfiriato.

Años más tarde, en 1970, el reloj reaparecería en México, y gracias a que un descendiente del General Díaz contactó a la Manufactura, Girard-Perregaux pudo recuperar la pieza para su museo.

Hemos comenzado este artículo recurriendo a la historia de nuestro país a fin de comprender la importancia del mercado mexicano para la industria relojera suiza. De modo que a partir de las siguientes líneas, daremos importantes ejemplos alrededor de la premisa de este escrito…

Montblanc TimeWalker Edición México (1)

En colaboración −y de manera exclusiva− con Peyrelongue Chronos, Montblanc realizó una edición limitada de su moderno cronógrafo TimeWalker Twin Fly, y lo llamó: ¡Edición México!

Blancpain Villeret Grande Décoration (2)

Una poesía horológica ejecutada artesanalmente bajo la disciplina del damasquinado sobre un “lienzo” de titanio y oro rojo, que cobra vida en virtud de la mecánica relojera de un calibre ultraplano 15B de cuerda manual altamente decorado y visible gracias al cristal de zafiro destinado al anverso de la pieza. Su grabado es protagonizado por un Quetzal, ave clave en la cultura mesoamericana, que a su vez dotó de misticismo al penacho de Moctezuma merced a su bello plumaje. Asimismo, las pirámides mayas “cobran vida” en una carátula que es coronada por la selección de este tipo de numeración en posición de las 12 y a las 6 horas.

Jaeger-LeCoultre Grande Reverso 976 Edición Especial Guillermo Ceniceros (3)

En homenaje a uno de los artistas plásticos más importantes de nuestro México, esta magnífica asociación cobra vida al “reverso” de la pieza de la siguiente manera: la dualidad del hombre desde una visión modernista (caja de acero); y el hombre en movimiento en la edición (caja de oro rosa).

Jaeger-LeCoultre AMVOX2 Grand Chronograph Edición Limitada inspirada en Adrián Fernández (4)

“El cuate” no solo es uno de los pilotos más importantes de la historia del motoracing en nuestro país, sino también un personaje centrado, un empresario dedicado y un entusiasta por la precisión relojera. Jaeger-LeCoultre comulga con dichos valores, así que desarrolló un instrumento de cronógrafo con embrague vertical de altísima precisión destinado para la muñeca de los grandes coleccionistas mexicano de autos y relojes.

TAG Heuer Carrera Edición Limitada Carrera Panamericana (5)

Diferentes configuraciones han tenido como propósito apuntalar una competencia que dio origen al nombre de la pieza insignia de TAG Heuer: la colección Carrera. Y por ello compartimos los últimos dos modelos producto de esta legítima asociación: la primera es animada por el calibre de manufactura 1887, mientras que la segunda cuenta con un segundo huso horario, por aquello de la vasta geografía que comprende el trayecto de la Panamericana.

HUBLOT Aero Bang Edición Especial Scuderia Hermanos Rodríguez (6)

Desarrolladas en homenaje a Pedro y Ricardo Rodríguez, se construyeron 200 piezas en total: 75 en oro (para Pedro) y 125 en fibra de carbón (para Ricardo). La trotadora exhibe los colores verde, blanco y rojo, mientras que la réplica de las firmas de nuestros personajes aparece impresa sobre el cristal de zafiro, y al anverso, se posiciona el emblema de Scuderia Rodríguez con el número de fabricación.

HUBLOT King Power CMB Julio César Chávez (7)

Su imponente caja de 48 mm muestra una estética poderosa y masculina destinada a rendir homenaje a las figuras del boxeo, por lo que la marca decidió sumar esfuerzos con el Consejo Mundial de Boxeo, presidido por el mexicano José Sulaimán. Son 12 las piezas que fueron realizadas y firmadas por 12 de los más grandes campeones del organismo, incluido Julio César Chávez.

HUBLOT Federación Mexicana de Fútbol (8)

Producto del patrocinio que comenzara en 2010, la marca realizó una edición especial de cara al Mundial de Fútbol de la FIFA Brasil 2014, que ostenta la patente de cerámica verde para el modelo “Classic Fusion Federación Mexicana de Fútbol”, cronógrafo de edición especial de 100 piezas para la versión con carátula negra, siendo limitada a 15 ejemplares la que presenta un “dial” blanco que destaca el logotipo de la FEMEXFUT.

Zenith Christophe Colomb Hurricane Revolución Zapata (9)

El calibre El Primero 8805 de carga manual y una reserva de marcha de 50 h, tiene un sistema giroscópico único que asegura una perfecta posición horizontal del órgano regulador. La carátula en realidad está dividida e integrada gracias a un trabajo de esmalte Grand Feu, mientras al anverso podemos admirar una pintura en miniatura y una pequeña escultura labrada a mano que exhibe detalles distintivos de la vida del General, así como el rostro de don Emiliano Zapata, y su figura burlando a la muerte de acuerdo a su leyenda.

Graham Geo. Graham Tourbillon Orrery (10)

Comandados por Christophe Claret, una de las mentes más brillantes de la actualidad relojera, un Sistema Solar –mecánico– dotado de la exhibición y rotación de la Tierra, la Luna y Marte, circunda la posición central de un Sol representado por un tourbillon, cuya jaula rota a medida que ejecuta una vuelta cada 60 segundos. En señal de respeto por México y por su héroe independentista, José María Morelos y Pavón, Graham construyó una Edición Especial inspirada en la bandera que identificaba al ejército de Morelos en 1813, estandarte que exhibe la imagen del águila posada sobre un nopal devorando una serpiente, misma que siglos antes sirviera de inspiración para fundar la Ciudad de México Tenochtitlán, actualmente capital de nuestro país.

Graham Silverstone Stowe Racing México (11)

Un cronógrafo cargado de emoción deportiva, destinado a los aficionados mexicanos del deporte motor y la adrenalina. Su movimiento de carga automática late a 28,800 a/h, mientras que su sistema incabloc absorberá los golpes cual si se tratara de una suspensión automotriz.

Graham Chronofighter Oversize Baja 1000 (12)

En caja de 47 mm de un compuesto realizado con nanotecnología carbónica ultra ligera (100 g para el total), el Cronofighter Oversize Superlight Baja 1000 limitado a 200 piezas, exhibe la precisión de las horas y minutos mediante agujas centrales, al tiempo que los segundos aparecen a las 3 h y el contador de los minutos a las 6 horas. Por último, una discreta apertura en la carátula muestra la fecha y la escala taquimétrica aparece en el contorno de una carátula que acompaña al diseño y que se encuentra protegida por un cristal de zafiro.

Audemars Piguet Royal Oak Offshore Pride of México (13)

Un cronógrafo legendario, fabricado en caja de 42 mm de diámetro de acero inoxidable con detalles de color en la carátula Grand Tapisserie, así como en la trotadora de color rojo y los índices en verde.

Baume & Mercier Capeland “Tributo a México” (14)

Una edición muy mexicana, que cobra vida a través de la colección Capeland de la marca, y que exhibe en su carátula un distinguido “lienzo tricolor” alusivo a la celebración de los 25 años de la firma en nuestro país.

Richard Mille RM-030 México (15)

Incorpora los colores patrios tanto en la carátula como en su caja, de la cual podemos destacar que fue elaborada en nanotubos de carbón. Es posible apreciar la fibra de carbono verde que enmarca la carátula y un protector de corona en un tono rojo vibrante. Al interior late el mecanismo RM 030 de carga automática.

Breitling Avenger Blacksteel Chrono y Breitling Cronomat 44 (16 Y 17)

Dos ediciones que han marcado un compromiso con la sociedad mexicana y su colaboración con el arte a partir del artista Francisco Toledo, quien manipuló el fondo del cronógrafo Avenger y trazó un Águila Real Mexicana a fin de recaudar recursos para la protección de nuestro símbolo patrio. El año pasado, Toledo volvió a modificar el fondo del Chronomat 44 para contribuir al desarrollo de la educación en su natal Oaxaca.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

3 Comments

  1. Alejandro Martinez de Pinillos 15 septiembre, 2015
  2. Jorge Aparicio 15 septiembre, 2015
  3. louis Gonzalez 16 septiembre, 2015

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: