s

Visitamos las manufacturas de Patek Philippe, para muchos la mejor marca de relojes del mundo

¿Cuántas veces nos topamos con la frase “somos una verdadera Manufactura”? no obstante, deberíamos definir lo que es una Casa relojera totalmente integrada, es decir, capaz de desarrollar desde cero cada pieza indispensable para el movimiento, caja y componentes esenciales del reloj. En este apartado las podemos contar con los dedos de una mano, siendo estrictos con tres, y uno de ellos le pertenece a Patek Philippe.

Patek Philippe Manufacture, Plan les Ouates, Genève.

Fundada en 1839 por Antoine Norbert de Patek, quien arribó a Ginebra en 1833 y desarrolló junto con Jean Adrien Philippe y Vincent Gostkowski −un tercer socio−, una nueva compañía que adoptaba el nombre de Patek Philippe & Cie en 1851. Dicho esto, debemos mencionar que la relojera desarrolló un modelo de empresa que consideraba la infraestructura necesaria para depender –únicamente– de ellos mismos, sin solicitar movimientos, mecánica, maquinaria o ébauches a proveedores externos. Con ello, una de las muy pocas manufacturas suizas surgía y cobraba importancia y valor dentro del apasionante mundo del coleccionismo relojero.

Crêt-du-Locle

Haciendo constar su calidad independiente en los anteriores párrafos, quien esto escribe ha sido testigo de la completa labor de manufactura que se lleva a cabo en sus edificios de Plan-les-Ouates y Crêt-du-Locle, un par de visitas que han cambiado la perspectiva de un servidor, y por ende, mi labor periodística exige compartir la información con usted, estimado lector.

Calame & Cie SA

Adquirida por Patek Philippe en 2001, trabaja de manera exhaustiva y en comunicación constante con la central de cajas y brazaletes en el edificio principal de Ginebra. El proceso de desarrollo de la caja es verdaderamente complejo, por lo que exige un taller especializado para completarlo. Actualmente laboran ahí 90 personas altamente capacitadas en las labores de estampado de metal, que se lleva a cabo por etapas, mientras que al término del proceso se efectúan pruebas de hermeticidad, que son trasladadas a Ginebra para la integración del movimiento. Se ejecutan acciones complicadas como el Clou de Paris.

Visitamos el edificio integral que toma en cuenta las normas ecológicas de la Minergie, que se conforma por: Calame & Cie SA, destinada a la construcción de cajas para reloj; Poli-Art SA, que se enfoca en el acabado y pulido de diferentes componentes horológicos, y SHG Sertissage Haut de Gamme, la cual está dirigida a labores de engastado utilizando las gemas más apreciadas de la relojería y alta joyería. Juntos realizan tareas que en muy pocas ocasiones tenemos en cuenta, pero que forman parte de la palabra manufactura en toda su extensión.

Poli-Art SA

Bajo el control de Patek Philippe desde enero de 2006, el edificio dispone de la mayor tecnología para el desarrollo de acabados en las cajas, conocidos también como de alta manufactura. En este núcleo observamos a los mejores profesionales dedicados a las funciones específicas de un Nautilus, por ejemplo, modelo que cuenta con una complicación extraordinaria enfocada a la caja y a la diferenciación de texturas en sus materiales: en total 55 operaciones, 40 para la caja y 15 más para el brazalete. Poli-Art lleva a cabo las labores de arenado, pulido y satinado, que emplean procesos tan complejos como la utilización del polvo de vidrio a presión.

SHG (Sertissage Haut de Gamme)

La tendencia del engastado en la relojería continúa en aumento, y es por ello que Patek Philippe asignó una célula de profesionales a seleccionar y solicitar las mejores piedras para esta labor (solo Top Wesselton), la cual es posible gracias a un gemólogo experto y a un staff capacitado y experimentado. Observamos diferentes tipos de engarzado de acuerdo al corte y a la figura que se desea trabajar. En el proceso se separa la caja y se forman las canaletas para comenzar la labor, posteriormente se forman cinturones con el metal de la caja, se introduce la piedra y se abraza el mineral; una labor extremadamente complicada, ya que no acepta superficies ásperas que puedan atorarse en la ropa, por ejemplo. Pudimos constatar que para el engaste de 156 piedras se requieren tres horas de trabajo, mientras que el engaste nieve ocupa 50 horas de labor. El engastador debe practicar durante no menos de 15 años para poder dominar la técnica. En este edificio los artesanos son capaces de engastar en los diferentes tipos de oro, acero, titanio, platino, fibra de carbón y cerámica.

Cadrans Flückiger

Situada en otro edificio, y operada por 100 personas para la ejecución de entre 50 y 110 operaciones, la empresa adquirida por Patek Philippe data de 1860, y se especializa en la realización de carátulas de diferentes tamaños. Actualmente su producción utiliza 5% oro y 95% latón para la totalidad de piezas que se trabajan en el edificio, inaugurado en 2005. Cadrans Flückiger es docto en procesos galvánicos, dials nacarados y, desde 2008, en carátulas con acabado guilloché. Los pasos de producción son tres: estampado y soldadura de pies, pulido y baño galvanizado y acabados, aplicación de índices por transferencia o de manera manual, para este último son necesarios 100 procesos de aplicado.

Como podrá darse cuenta, estimado lector, la labor relojera no se limita a realizar el movimiento, y en el caso de Patek Philippe va mucho más allá: dependen únicamente de ellos mismos para completar el proceso de la concepción del producto. Un dato interesante es que tras la inauguración de los edificios citados, el número de profesionistas que laboran en los mismos se ha duplicado, dándonos una idea de lo bien que evoluciona Patek Philippe en números de producción.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: