Único en su especie: MONACO V4 Tourbillon

TAG Heuer

TAG Heuer Monaco V4 Tourbillon

TAG Heuer Monaco V4 Tourbillon

La relojería no debe sentarse sobre la hamaca de la tradición, por el contrario, debe utilizarla para conseguir nuevas metas, retos y nivel de innovación. TAG Heuer lo entiende así desde el momento mismo de su fundación, por allá de 1860, y ahora reinterpreta la leyenda de su espíritu gracias a una novedosa pieza que rompió los paradigmas hace apenas diez años, y que ahora lo vuelve a hacer…

 

MONACO V4 Tourbillon, notarán que en su nombre no aparece la palabra concepto, por lo que esta redacción no atinó –completamente a la predicción realizada y plasmada en el papel-, pero qué bueno que no lo hizo, pues el reloj que se creía imposible hace una década, ahora porta un tourbillon, que es el primero en ser animado por correas.

Cuando Jean Christophe Babin llevaba el rumbo de la compañía, comprometió su posición al asegurar que jamás se vería un torbellino bajo el sello de la Avant-Garde, pero no es que estuviera equivocado, es que realmente el tourbillon tradicional jamás aparecerá al interior de una caja TAG Heuer, manufactura relojera que va mucho más allá de los límites y fuera de lo convencional.  Esta pieza de altísima relojería está equipada con un sistema de carga automático lineal, y la masa está guiada por una traviesa en línea, en lugar del tradicional rotor de carga. Las cuatro correas de transmisión dentadas ultra finas (0.07mm) y el diseño e ingeniería de lo que se recuerda como uno de los secretos mejor guardados de la relojería, dan lugar a un sistema de absorción de impactos muy eficiente. También por primera vez, los barriletes están montados sobre rodamientos de bolas.

TAG Heuer Monaco V4 Tourbillon

TAG Heuer Monaco V4 Tourbillon

TAG Heuer Monaco V4 Tourbillon

TAG Heuer Monaco V4 Tourbillon

Dos importantísimas patentes referentes a la eficiencia energética, como a la transmisión fueron utilizadas y aterrizadas para que los relojeros pudieran hacer el sueño de todos los amantes a la marca, es decir que la pieza no será concepto, sí edición limitada, pero su confiabilidad no está más a discusión. La Swiss Avant-Garde forjó un vínculo entre los automóviles de carreras y los relojes, salpicándolo con un nivel de lujo sin precedentes, pero sin sacrificar los asombrosos niveles de precisión para cronometrar de manera eficiente: décimas, centésimas, milésimas y hasta diezmilésimas de segundo a partir de sus extraordinarios instrumentos capaces de fraccionar el tiempo, y ahora también de protegerlo contra los enemigos de la relojería, en este caso la gravedad, por lo que este artículo está dedicado a la evolución de TAG Heuer en los últimos 10 años y a la revolución mecánica −también conocida como reloj−, que sigue sin “destapar”, y que probablemente esté basada en el emblemático Monaco V4. Sin duda brindará nuevos brillos a su espíritu y filosofía, valores que impulsan a la marca a ostentar la frase que forma parte de su nombre: “TAG Heuer, Techniques d’ Avant-Garde”.

Por la noche vivimos un espectáculo sumamente festivo tras el lanzamiento oficial del MONACO V4 Tourbillon, que desató los aplausos homogéneos de la concurrencia.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: