Tour Auto, Cronometrado por Zenith

ZENITH Cuando pensamos en velocidad el factor distancia/tiempo nos invita a pensar en: relojería ¡¡¡Perfectamente bien contestado!!! Y siendo una de las Casas con mayor legitimidad en la industria, propietaria del primer cronógrafo totalmente integrado de alta frecuencia y, portadora de un edificio de Manufactura protegido como Patrimonio Mundial de la UNESCO, la conexión se pone el traje de gala para presentar a Zenith, que este año celebra su 150 aniversario ¡¡¡A toda velocidad!!!

Ahora bien, muchas firmas de relojería están presentes en las competencias de Fórmula 1, algunas otras en WEC y la WRC, pero la relojería clásica, contemporánea y elegante se encuentra en las muestras de vehículos atemporales que han sido seleccionados como verdaderos hitos de la industria, y es por ello que Zenith ha buscado la asociación con Tour Auto para convertirse en el Cronometrador y Socio Oficial del evento.

Así pues, la edición 2015 de esta célebre competencia que parte de la Ciudad Luz, París, ha sido lanzada por la organización el lunes pasado desde el inmejorable marco del Grand Palais, y al mismo tiempo Zenith se presento como “co-piloto” de la competencia en su vigésimo cuarta edición.

Con ello destacamos la presencia de Mr. Aldo Magada, Presidente y CEO de Zenith, quien destacó el papel de la empresa que dirige al asociarse a la competencia de motor más añeja del planeta, lanzada por primera ocasión en 1899, que en esta ocasión recibió 233 autos vintage de entre los que destacamos marcas como: Ferrari, BMW, Porsche, Jaguar, Renault, Citroën, Lancia y Ford, entre otros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Finalmente destacamos a pilotos de gran talla y nombre como Yannick Dalmas y Gérard Larrousse, quienes se han llevado seis victorias, al ex Fórmula 1 Oliver Panis, Jürgen Barth, Jochen Mass y, por parte de Zenith a Felix Baumgartner, el único hombre supersónico que manejara la Tour Auto a bordo de su 1955 Mercedes 300 SL, también conocido como “Widomaker”.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: