¿Qué es un repetidor de minutos?

Conforme a la definición de las bellas artes, la música pertenece a una de ellas. El sonido y sus intervalos de silencio nos permiten experimentar sensaciones similares a las de cualquier ejecución magistral, ya sea plástica, gráfica, pictórica, melódica, o ¿mecánica?

La relojería al servicio de los requerimientos de la sociedad y su cultura, así como cualquier otro invento realizado por el hombre, tuvo como principio fundamental la medición e indicación confiable del tiempo, pero… el ser humano es tan “curioso” que se ha encargado de perfeccionar la actividad que mejor desempeña.

En esta ocasión, querido lector, me dispongo a compartir con usted el porqué de una de las complicaciones relojeras más depuradas, admiradas, lúdicas y difíciles de producir: la repetición (artilugio de un reloj mecánico que indica la hora, minutos, cuartos de hora, medios cuartos -según su nivel de complicación-, a través de un método auditivo).

 

Patek Philippe Minute Repeater Perpetual Calendar

Herencia inglesa

Contrario a lo que pudiera pensarse, los suizos no inventaron el mecanismo de repetición, pero han sido los encargados de perfeccionarlo salvaguardando la concepción inicial de 1676 del clérigo inglés Edward Barlow. Responsable del piñón y de una variante del caracol en función de la repetición, el reverendo tomó como inspiración la imposibilidad de conocer el tiempo exacto durante la noche y bajo condiciones de poca luz. El mejor tipo de relojes de repetición contaba con un tren de engranaje adicional para el mecanismo de percusión, mismo que se activaba mediante un tiro de “cordón” que indicaba las horas, cuartos o incluso los minutos a través de un golpeteo de campana -fabricada en una mezcla de cobre y estaño- ubicada en la parte posterior de la caja. En 1800, los relojeros suizos depuraron la activación del sonido mediante gongs de alambre y martillos en beneficio de la optimización del espacio.

Preservación de una complicación

Para el siglo XIX, la fabricación de este tipo de piezas tuvo un pronunciado declive a consecuencia de importaciones relojeras más económicas. El alto costo de un mecanismo repetidor, también era la razón que limitaba su compra a un selecto número de clientes que tuvieran la capacidad económica para adquirirlos, operación comúnmente realizada como símbolo de estatus.

Actualmente, un dispositivo de cremallera y caracol es el más popular para la activación del artilugio, mismo que se acciona tirando del gatillo, el cual libera la energía contenida dentro de un muelle independiente, que consecuentemente detona el mecanismo de repetición a través de una secuencia de repique.

Tipos de repetidores:

De acuerdo a los timbres, martillos, gongs y repiques, los repetidores pueden dividirse en:

Repetidor de hora: un solo martillo golpea el número de horas transcurridas desde las 12 h, y no distingue el horario matutino del vespertino.

Repetidor de cuartos: adicionalmente, golpea el número de cuartos de hora transcurridos desde la última hora. Es por ello que el mecanismo utiliza dos tonos diferentes: un tono bajo para las horas y uno alto para los cuartos, es decir, si en este momento fueran las 2:48, el repetidor sonaría así: dong, dong (pausa breve), ding, ding, ding. Algunos repetidores emplean dos tonos en la secuencia de minutos para crear una diferencia más armónica, es decir: dong, dong (pausa breve), ding-dong, ding-dong, ding-dong.

Repetidor de medios cuartos: puede dividir a la mitad los cuartos de hora (7.5 minutos). Por ejemplo: sin son las 3:44 h, el mecanismo golpeará tres tonos bajos, seguidos de dos tonos diferentes (ding-dong, ding-dong) que representan dos horas y cuarto, para finalizar con un tono alto para indicar que más de la mitad de la hora ha pasado.

Repetidor de cinco minutos: utiliza un tono bajo para las horas y un tono alto por cada minuto transcurrido, por ejemplo, si fueran las 2:55, el reloj sonaría: dong, dong (pausa breve), ding, ding, ding, ding, ding, sin contemplar los cuartos de hora transcurridos.

Repetidor de minutos: requiere tres sonidos diferentes para distinguir horas, cuartos y minutos. Normalmente emplea un tono bajo para las horas, un tono doble para los cuartos y un tono alto para los minutos. Ejemplo, si fueran las 4:48, el reloj sonaría así: dong, dong, dong, dong (pausa breve), ding-dong-ding-dong-ding-dong (pausa breve), ding, ding, ding.

Repetidor decimal: funciona como el repetidor de minutos, pero en vez de indicar los cuartos de hora transcurridos, reproduce el número de intervalos de diez minutos después de la última hora, para posteriormente completar la sonería con el timbre de los minutos.

Grand Sonnerie: es un mecanismo de cuartos combinado con un repetidor. Cada cuarto de hora reproduce las horas y posteriormente los cuartos, gracias a dos gongs. Adicionalmente, puede reproducir las horas mediante la pulsación de un botón.

PetiteSonnerie: a diferencia del Grand Sonnerie, este mecanismo indica las horas en la hora y los cuartos de hora dentro del cuarto de hora.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

One Response

  1. Gabriel

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: