Precisión y resistencia de samurái: G-Shock

Japón, la tierra del Sol naciente con cultura milenaria, en donde el hombre ha desarrollado un cantidad y calidad de tecnología impresionante, pero también apegado al respeto a sus tradiciones ancestrales, nos recibió para vivir una de las experiencias de mayor resistencia, las instalaciones de G-Shock de Casio.

Watches World / Watch the Watch viajó 10,855 km –distancia que nos separa con Hamura Japón ubicada a tan solo una hora treinta minutos al Oeste de Tokio–, para visitar el Centro de Desarrollo e Investigación de la compañía Casio, alma máter del reloj más resistente, eficiente y cómplice de los aventureros que buscan precisión, modernidad y robustez en su muñeca: G-Shock.

captura-de-pantalla-2016-09-15-a-las-15-22-37

Fueron 15 horas de vuelo sobre el majestuoso océano pacífico y, al tocar tierra pudimos admirar los extensos campos y espesos bosques dedicados a la siembra de arroz y la agricultura. Hamura, cuya población no sobrepasa los 57,000 habitantes nos daba la bienvenida a la sede del Centro de Desarrollo e Investigación del G-Shock, lugar donde trabajan alrededor de 1,000 personas en la estructura del reloj y su diseño.

mr-ibe-pic-2

Watches World platicó con su inventor Kikuo Ibe

Con ustedes la historia detrás del nacimiento del reloj más popular de la marca Casio. El señor Ibe, –emocionado– nos recordó que fue en 1980 cuando pensó en un reloj que fuera capaz de no solo dar la hora, sino de resistir los riesgos cotidianos, caídas, rayones y cambios climatológicos de las condiciones más extremas. Fue así que pensó “los tres 10”: resistir caídas de 10 m, permanecer hermético a profundidades de 10 bares y dotarlo de una fuente de energía con duración 10 años. Pasaba el tiempo y no lo lograba… hasta que una tarde, viendo a niños jugar con una pelota en un parque, entendió que “la cámara” de la pelota no se ponchaba debido a la cubierta de cuero, ¡sorpresa! El G-Shock debería de tener una protección que fungiera como su armadura. En 1983, G-Shock llegaba al mercado mundial relojero con un rotundo éxito desde el inicio de su lanzamiento hasta el día de hoy.

Pasaron las horas dentro de la gran Manufactura, en donde nos explicaron acerca de la tecnología que alberga en cada de una de las piezas que dan vida a las líneas más famosas de Casio, como por ejemplo el famoso MR-G dotado de un GPS híbrido y un receptor de onda satelital y radio terrestre, mejor conocido como waveceptor y radio wave reception. La pieza estaba conformada de metal y titanio, dualidad que creó una excepcional resistencia a los arañazos y golpes, además de ofrecer un 40% más de ligereza en comparación a las piezas hechas en acero inoxidable.

Presentados en una Edición Limitada, el reloj NI-E y el TSUI-KI pertenecientes a la misma línea, marcan la diferencia gracias a su diseño tradicional, el Tsui-ki. Este acabado, elaborado por los artesanos de Casio G-Shock, recuerdan a los artículos japoneses creados en la antigüedad que a base de golpes por un martillo cambiaban la forma del metal.

Para Casio no existen límites, durante el recorrido fuimos testigos de las diferentes pruebas de resistencia y durabilidad de las piezas que conforman el reloj; caídas de 10 m de altura o más, golpes con presión de hasta 5 kg, vibraciones, hermeticidad –elevada a– 20 bares de profundidad, choques eléctricos y cambios de temperaturas, son algunos de los test que deben aprobar los relojes más resistentes del mundo.

Nuestro viaje culminó con la visita a la prefectura de Yamagata ubicada a 378 km de Tokio recorridos en el tren bala, casa de la producción y ensamblaje del reloj multi-funcional y la línea Premium de la marca: MR-G, MT-G, Oceanus Manta, Oceanus Hybrid GPS y el PRO TREK Manaslu.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La majestuosidad de grandes máquinas productoras y la paciencia del ensamblaje llevado acabo por 16 mujeres, nos dieron la bienvenida mostrando su profesionalismo y determinación en cada una de las piezas. Fue aquí donde pudimos presenciar el resultado final de los relojes más deseados por los hombres intrépidos. Los movimientos que dan vida a cada modelo, las piezas y los moldes de los relojes se llevan a cabo en diferentes procesos con la ayuda de máquinas y las manos de más de 650 relojeros, cada uno cumpliendo una función diferente.

Obsesionados con la calidad y fiabilidad del producto, podemos comprobar una vez más que Casio integra la mejor tecnología de fabricación con la artesanía y diseño del reloj. Es tiempo de regresar a México y el largo trayecto se nos hace corto pensando en la próxima innovación que nos fue confiado por los desarrolladores de G-Shock: crear un reloj con acceso a internet sin necesidad de asociarlo a un smartphone.

“Necessity is not the mother of invention, invention is the mother of necessity” es una ley en Casio.

Acerca de 

Periodista apasionada por ejercer la actividad de informar y manifestarme en la opinión pública. El día que decidí dedicarme a esta actividad, coincidió con el momento en el que opté por compartir mis experiencias a través de mi visión particular del mundo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: