“Lunas nuevas” por A. Lange & Söhne

A. LANGE UND SOHNE

Uno de los fenómenos astronómicos más hermosos y misteriosos es el movimiento de la Luna y su relación con respecto a la Tierra, tercer planeta de nuestro Sistema Solar. Es aquí que nos preguntamos cuándo podremos volver a pisar la superficie de este satélite natural, qué enigmas se esconden  en su “lado oscuro” y por qué la Luna cambia de color de acuerdo a los ciclos.

Lo cierto es que la relojería y nuestro concepto del tiempo considera a la Luna para determinados efectos: la gravedad, las mareas, los eclipses y la exhibición de la misma, tomando en cuenta su ciclo de 29.5 días 44 minutos y 3 segundos…

¿Te imaginas considerar este nivel de exactitud a fin de garantizar que tu reloj continúe mostrando de manera precisa la indicación de cada uno de los ciclos de la Luna? A. Lange & Söhne puso manos a la obra y, desde hace 20 años ha presentado 15 calibres con la exhibición de la Luna, uno de estos es el impresionante Grand Lange 1 Moon Phase, que además es un ejemplo de dicha ejecución maestra: necesita una sola corrección cada 122.6 años, y llevado al extremo, la presentación del Terraluna, que requerirá un ajuste de día cada 1,058 años…

¿Imagina usted la precisión y cálculo requeridos para completar esta obra horológica artística? ¿De dónde viene esta tradición y qué relación tiene con A. Lange & Söhne? La respuesta la brinda la misma casa de Sajonia con su “Harmonia Macrocosmica” ello marca el curso de esta piezas relojeras altamente precisas. Todo se origina del magnífico atlas de la bóveda celeste creado por el matemático y cartógrafo alemán-holandés: Andreas Cellarius en 1660. La escenografía enfatiza la afinidad entre la astronomía y la relojería en los relojes con complicaciones astronómicas, los maestros relojeros han intentado –siempre– emular el movimiento de los cuerpos celestes de forma tan precisa como sea posible.

Desde la perspectiva actual, las enriquecedoras ilustraciones de Cellarius dejan en claro como nuestra visión del mundo ha cambiado radicalmente con el paso de los últimos dos milenios: evolucionando desde la teoría geocéntrica de Ptolomeo que ubicaba a la Tierra en el centro del cosmos hasta el modelo actual de un Universo en constante expansión.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: