Los 7 pasos para el coleccionista relojero

Ahora que robamos tu atención, y quieres saber cuáles son los 7 pasos que proponemos para iniciar una colección relojera entendida de acuerdo a nuestra percepción editorial, debemos de comenzar privilegiando el sello que nos reúne en torno a un país: Suiza. Más allá del poder adquisitivo del que usted goce, estimado lector, deberá tener en cuenta que no es lo mismo hacer una inversión relojera que comprar un mismo reloj y pensar que ya se es coleccionista, es por ello que a medida que su colección horológica crezca, deberá hacerlo –también– su conocimiento de estas maravillas mecánicas.

Nicolas Hayek

Paso 1: Swiss Made

Lo primero a tener en cuenta es específicamente un reloj de construcción suiza al 100%, por lo que nuestra selección por precio y calidad sería –indiscutiblemente– un Swatch, su oferta es incomparable. Podemos encontrar otros vehículos relojeros animados por cuarzo a un precio mucho más elevado, y al mismo tiempo que no exhiban nuestro estilo de vida. Mi primer reloj suizo fue un Swatch cuando tenía 11 años, regalo de mi padre, y no puedo esperar a conseguir un Sistem51.

SWATCH

Paso 2: relojería mecánica suiza

No quiere decir que un Swatch animado por cuarzo no sea mecánico, pero no cuenta con el corazón de la relojería que más nos apasiona, es decir: órgano regulador y sistema de escape. Es por ello que hace algunos años, al conocer la propuesta de una marca en valor/precio, decidimos que es una de las más abordables para incursionar en el arte mecánico de la medición del tiempo, específicamente en los instrumentos de remonte automático: HAMILTON, y quizá partiendo de esta premisa sea injusto no incluir a: MIDO, LONGINES y TISSOT, cuatro caballos de batalla de Swatch Group, líderes en sus segmentos, que generan volumen gracias a un ADN propio: aviación, arquitectura, elegancia y deportividad.

Paso 3: relojería mecánica suiza deportiva

Parece que excluyo a muchas de las anteriores, pero en realidad lo que tratamos de hacer es ubicar al consumidor en lo que puede comprar de acuerdo al nivel de entendimiento que vaya adquiriendo con los años. Es decir, usted no aprende a manejar en un Bugatti, ni acudirá diariamente a trabajar con un “Alas de Gaviota”, menos teniendo en cuenta las calles de esta ciudad. Es por ello que ahora llegamos a un segmento que nos apasiona, y aquí, de acuerdo a precio y liderazgo en producción de cronógrafos tenemos que mencionar a TAG Heuer, que desarrolló dos movimientos automáticos para apuntalar su verticalización e independencia: 1887 y 1969. Relojes con cronógrafo hay muchos, en diferentes ofertas, pero en precio, diseño, espíritu racing y confiabilidad destaca TAG Heuer, basta hablar de sus colecciones CARRERA, MONACO o el –recientemente– presentado F1 con movimiento automático. Mencionemos también a OMEGA, que presenta al Speedmaster con movimiento Co-Axial dotado de espiral, volante y rueda de escape de silicio, y si nos sumergimos a la relojería profunda o de buceo, debemos mencionar al Admiral´s Cup de CORUM o al recientemente presentado Calibre de Cartier Diver, piezas que de acuerdo a la hermeticidad superior o mecanismo al interior elevarán su costo con respecto a la categoría anterior.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Paso 4: relojería mecánica con complicaciones

En los últimos años un fenómeno ha llamado poderosamente nuestra atención: la demanda por las complicaciones relojeras, ya sea por un fase de Luna, calendario completo, un reserva de marcha, o una complicación artesanal como lo son los calibres esqueletados etc, pero hay uno que destaca a partir de su presentación: Montblanc Heritage Meisterstück Perpetual Calendar, que resalta por ser un movimiento manufactura de Le Locle, estética depurada y elegante con un precio de 12 mil euros, asimismo Frédérique Constant aporta una pieza interesantísima, el Slimline Moonphase Manufacture, y también Ulysse Nardin con su Dual Time Manufacture

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Paso 5: relojería mecánica de manufactura tradicional

Una categoría que podría sorprender a muchos, pero hablamos de dos procesos de producción: artesanal/tradicional/mecanizada. Es decir, cuando un periodista ingresa en el mundo de la relojería se da cuenta que la producción de la caja es lo de menos, lo más complicado es realizar un movimiento, y de éste el órgano regulador: espiral, rueda de volante, escape, etc. Volvemos a la oferta y precio en balance, y nos referimos a la presentación de Tonda Metro de Parmigiani, manufactura suiza que cuenta con 5 edificios para la construcción de todo, con excepción de la correa fabricada por Hermès, que en ese sentido son la mejor opción para el trabajo de la piel. Para apreciar este tipo de piezas, la mejor entrada a la decoración del movimiento y el trabajo en él puede ser la opción señalada, pero al mismo tiempo se puede encontrar un acabado superlativo gracias a un Girard-Perregaux 1966,  Patek Philippe Calatrava, Audemars Piguet, Jules Audemars, etc.

Paso 6: relojería mecánica, piezas “must have”

Llegamos a una sección que nos encanta, hablamos de la historia detrás de las colecciones y aquí nos topamos con las piezas que todo coleccionista debería tener, o quiere o desea adquirir. Relojes que han cambiado el rumbo de la industria, y no se trata de juzgar si poseen un movimiento de otra casa o tienen un valor menor al de algunas otras, hablamos de su legado. El Royal Oak se ha convertido en una pieza: emblemática, de manufactura, contemporánea, que luchó contra la crisis del cuarzo apostándole a la relojería mecánica de acero atesorando el valor artesanal originalmente trazado por Gerald Genta. Debemos mencionar al Rolex Daytona y al Monaco de Heuer, el primer reloj que fue a la Luna en el pulso de Buzz Aldrin, al primer movimiento a 36,000 a/h, El Primero, al primer reloj de pulsera para hombre, el Santos de Cartier, al Calatrava, que brilló con la adquisición de Patek Philippe por parte de la familia Stern, al Reverso de Jaeger-LeCoultre, etc con el perdón de dejar fuera a algunos modelos.

Paso 7: alta relojería, grandes complicaciones y relojería concepto

Una vez aceptado el consejo por parte de esta redacción, sabemos que las piezas de alta relojería se dividen en estas dos, y es que lo mismo implica exprimir el arte relojero artesanal de un maestro horológico, entiéndase: Paul Buclin, Giulio Papi, Phillippe Dufour, Robert Greubel o Christophe Claret que traer a un genio futurista como Jean-François Ruchonnet, Guy Sémon de TAG Heuer, Felix Baumgartner (de Urwerk), Carole Forestier o al mismo Papi con el “RO” Concept. Para entender este tipo de piezas hace falta ingeniería, ciencia y una conducta insurrecta para desafiar las leyes escritas, ah, y mucho seso horológico. Destacamos pues el Skymoon Tourbillon 6002 de Patek Philippe por su nivel artesanal y por tratarse de una Gran Complicación, hablamos del MikropendulumS, del ID II de Cartier, de un Tourbillon Carrousel producido por Blancpain o de un Tourbillon extra plano de Breguet, piezas que –curiosamente– son las más fáciles de vender gracias a la demanda de entre 50 y 100 coleccionistas –en el mundo– de la más alta talla, que aprecian la innovación y nivel artístico de este tipo de piezas.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

7 Comments

  1. mario bernal 12 marzo, 2014
    • Marco Alegría 12 marzo, 2014
  2. Javier Atilano 13 marzo, 2014
    • Marco Alegría 13 marzo, 2014
  3. Rigo 15 marzo, 2014
  4. Pablo Martín Bacigalupo 6 septiembre, 2014

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: