ID Two: más que un reloj, la reinvención del tiempo

Cartier-IDTwo-2012-f

Innovación y desarrollo de ideas son los preceptos que rigen al Cartier ID Programme, el área de la Manufactura dedicada a elaborar diseños únicos de excepcional belleza estética y técnica, como el ID One y el ID Two.

El primero de ellos ha dejado de ser un reloj concepto para convertirse en una realidad que podrá ser adquirida a partir del próximo año; el segundo es la prueba irrefutable de que Cartier prefiere crear antes que mejorar las complicaciones ya existentes.

Máxima eficiencia

En el 2009 Cartier sorprendía con el primer reloj libre de ajustes y lubricación: el ID One. En el 2012, luego de cinco años de investigación y desarrollo, lo hace nuevamente con una pieza de alta eficiencia que reduce a la mitad el consumo energético y almacena 30% más energía, lo que se traduce en 32 días de reserva de marcha.

Como en cualquier mecanismo, el movimiento de un reloj solo utiliza un pequeño porcentaje de la energía que produce. La fricción, la resistencia al aire y otro tipo de pérdidas, afectan considerablemente la potencia disponible en la pieza. El reto en el ID Two era justamente minimizar todos estos factores.

El equipo técnico, comandado por Carole Forestier, llegó a soluciones nunca antes planteadas: nuevos materiales, así como técnicas y diseños totalmente innovadores.

 Las seis revoluciones del ID Two

La caja del ID Two fue fabricada en CeramystTM, un material de nueva generación que constituye la primera cerámica policristalina transparente como el cristal. A través de ella, quedan al descubierto los 197 componentes y las seis patentes que dan vida a esta excepcional pieza de 42 mm de diámetro.

1.- Caja al vacío. Con el fin de proteger al oscilador de la resistencia al aire a medida que este late, el interior de la caja -elaborada en una sola pieza a base de CeramystTM- fue sellada al vacío.

2.- Barriletes con muelles dobles de fibra de vidrio. Por primera vez en la historia de la relojería, los muelles no fueron elaborados en metal sino con una microfibra de cristal que aumenta considerablemente la potencia.

3.- Tecnología DRIE (Deep Reactive Ion Etching). Permite fabricar los componentes micromecánicos con extrema precisión.

4.- Engranaje diferencial. El tren de engranaje diferencial con componentes ultraligeros, funciona sin lubricación y minimiza la fricción.

5.- Escape ID. El ID Two retoma de su predecesor el uso de componentes fabricados con tecnologías DRIE, así como en cristal de carbono y piezas revestidas de ADLC.

6.- Revestimiento ADLC (Amorphous Diamond Like Carbon). Una mezcla de carbón e hidrógeno cubre los componentes con una fina capa protectora negra resistente al desgaste y a los golpes. Una técnica utilizada principalmente en la industria aeroespacial.

Cada una de las “revoluciones” incorporadas al ID Two, demuestra que desde la invención del reloj de pulsera en 1904, la Manufactura Cartier ha impulsado incansablemente la innovación en la industria relojera. Las soluciones tecnológicas que hoy se desarrollan en el Cartier ID Programme serán implementadas en los relojes del 2020. Para entonces, con seguridad los especialistas de La Chaux-de-Fonds ya estarán trazando el camino de la relojería del año 2050.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: