CK – 2013

El valor de una marca requiere de sociedades que le posibiliten transmitir un mensaje, abarcar otros mercados y aumentar su línea de producto, en el caso de la estadounidense Calvin Klein, no podía haber encontrado mejor sociedad para la fabricación de su línea de relojes y joyería que Swatch Group.

La producción y el valor Swiss Made, continúan garantizando un nivel de confiabilidad extraordinario, además de brindar la posibilidad de incursionar en un mundo que la compañía, fundada por Nicolas Hayek, domina a la perfección. La visión para la comercialización de este tipo de producto es prácticamente un sinónimo de éxito, un “ganar – ganar”, y no solo para las empresas involucradas, también el cliente recibe un beneficio, pues encontrará –en esta línea– un diseño vanguardista, soportado por la calidad indiscutible que ofrece Swatch Group.

De acuerdo a la información que Carlos Solórzano, Director de Marca en México, proporcionó al momento de la presentación de producto realizada en el Distrito Federal el día de hoy (04 de julio 2013), la forma de trabajo es la siguiente: el equipo suizo se encarga de seguir la tendencia general de diseño de Calvin Klein, pero también cuenta con la libertad de proponer tendencias puntuales en cuestión de relojería y joyería, dicho catálogo “viaja” a la Ciudad de Nueva York (oficinas centrales de “CK”), y retorna a Suiza para su aprobación o ajustes. Los movimientos y materiales provienen de las sociedades que, como grupo, Swatch Group mantiene alrededor del mundo, y el resultado es un producto minimalista, de excelente calidad y verdaderamente relojero.

Watches World te comparte la colección completa de relojería Calvin Klein 2013. Te invitamos a navegar a través de la siguiente galería para descubrir detalles específicos con respecto a cada una de las líneas.

Las tendencias –generales– para este año son: tratamiento PVD en color negro, oro rosa y oro amarillo, carátulas azules y diseños inspirados en la arquitectura minimalista y líneas depuradas.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: