CASIO, tecnología a toda prueba

Pocas son las ocasiones en las que un periodista se encuentra en posibilidad de entrevistar a un personaje tan importante Casio DW-5000C-1Apara una compañía, casi a la par de sus mismos fundadores. Y es que el sistema G-Shock se ha convertido en un emblema de la compañía que naciera en 1946 gracias a Tadao Kashio con la intención de producir y reproducir las mejores calculadoras de la época: prácticas, funcionales, compactas.

Hoy recordamos a la marca como aquella que portamos en la muñeca durante la década de los 80 y 90, con su reloj calculadora o, gracias al modelo que exhibía en su pantalla LCD las informaciones necesarias más allá de una precisión del tiempo derivada de un mecanismo de cuarzo, no obstante, el nacimiento del G-Shock brindó nuevas posibilidades a la relojería de la firma con sede en Tokio, una de las más reconocidas en el desarrollo tecnológico del país y a nivel mundial.

Watches World, tuvo  la oportunidad de platicar con Mr. Kikuo Ibe, creador del concepto G-Shock, que trasladado a la relojería mecánica equivaldría a la protección de la espiral con un sistema parecido al pare-chute de Breguet, pero mucho más extremo. No se trata de equiparar a una ciencia mecánica con la otra, ya que ambas gozan de complejidad a toda prueba a pesar de sus amplísimas diferencias, no obstante, la tecnología y creatividad que hay detrás de ambas es igualmente fascinante.

G-Shock

MrIbeCorría el año de 1983 cuando el ingeniero Kikuo Ibe desarrolló un sistema  conocido como “Triple Ten Concept”, que debía contar con una batería de larga duración (al menos 10 años), ser hermético hasta los 10 bar (100 metros), y resistir a una caída de al menos 10 metros sobre una superficie dura.

El primer G-Shock tenía como referencia Casio DW-5000C, y su diseño –resistente a los golpes– consistía en 10 capas que protegían el mecanismo regulador de cuarzo gracias a materiales exteriores como el caucho que protegía la caja de acero del reloj, al igual que su fondo atornillado, el cristal mineral endurecido y el “Floating Module”, donde el mecanismo de cuarzo flotaba libre en una cuna de espuma de uretano mientras que los pulsadores y la pantalla tradicional de LCD estaban sujetos por cables flexibles que dispersarían la energía de un impacto.

La popularidad de este sistema derivó en la creación de la mejor relojería deportiva del momento, siendo utilizada por un sinnúmero de practicantes de disciplinas deportivas, inclusive por nadadores. La historia había comenzado y para el 98 se habían vendido hasta 19 millones de G-Shocks en el planeta.

Actualmente, la tecnología ha avanzado considerablemente en los sistemas G-Shock, haciéndolos más resistentes y añadiéndoles prestaciones como la sincronización de la hora con el reloj atómico y carga sin necesidad de pila externa gracias a la energía solar, los G-Shock son artículos de culto, y un enorme número de coleccionistas buscan adquirir las ediciones que año con año presenta la marca.

CASIO

Entrevista a Kikuo Ibe, creador de G-Shock de CASIO

Watches World: ¿Cuánto tiempo le tomó desarrollar el concepto?

Kikuo Ibe: El inicio arranca con la idea, yo tenía 28 años y la idea era muy simple: producir un reloj altamente resistente, por supuesto que el desarrollo llevó mucho más trabajo que la necesidad de contar con una pieza como estas.

WW: ¿Qué viene para G-Shock?

K.I: Vamos a trabajar en ediciones limitadas y en ediciones de alta calidad para coleccionistas. El ejemplo perfecto es el G-Shock MTG totalmente de metal, y obviamente creceremos también en el mercado femenino con la línea Baby G.

WW: Además de las tres pruebas en el concepto ¿qué otros beneficios entrega G-Shock al cliente final?

K.I: El objetivo inicial estaba basado en este concepto, pero han pasado más de 20 años de que se lanzara el primer G-Shock, por lo que hemos evolucionado a la par entregando un reloj cuya resistencia es mucho mayor. Hoy G-Shock es el reloj más resistente del mundo, pero además incluye las innovaciones completas de la marca. No obstante el modelo MTG tiene nuevas características no solamente contra el impacto sino también ante la gravedad centrífuga, la batería solar y la recepción de la señal de la radio.

WW: ¿Existe algún proyecto en su mente que no puede materializar con la tecnología actualmente disponible?

K.I: Tengo una idea que no he podido desarrollar y ello implica una conexión mental entre el instrumento y la mente. Le llamo reloj psicoquinético. Esta pieza sería capaz de entregarme  información a demanda de acuerdo a mis necesidades y sin tener que voltear a ver la muñeca. El mayor aporte que personalmente puedo hacer a la sociedad es transmitir mis experiencias a las nuevas generaciones de ingenieros, y si no consigo hacer posible el proyecto que he mencionado, quizá alguno de mis alumnos lo pueda transformar en una realidad hacia el futuro.

WW: ¿Qué piensa usted del mercado mexicano?

K.I: El sueño de CASIO y por lo tanto nuestros planes de crecimiento en México se basan en un mayor conocimiento del sistema G-Shock y sus amplísimas prestaciones. Queremos que la gente se acerque a nuestra relojería para que conozca la evolución de nuestro producto.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

2 Comments

  1. ROBERTO REYES 2 septiembre, 2014
  2. Marco Alegría 3 septiembre, 2014

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: