BUGATTI n´PARMIGIANI, misma velocidad…

Cuando hablamos de este tipo de asociaciones hay que acelerar nuestros sentidos y presionar los pulsadores del cronógrafo de nuestra vida para comenzar a registrar el ritmo acelerado de nuestro corazón cuando admira las piezas de relojería dedicadas al mundo del motor…

Y en este caso abordamos el tema de Bugatti y su asociación con Parmigiani, que cumple 10 años de desarrollarse, y es que no cabe duda de que las historias que forman a una gran empresa a menudo pueden coincidir, y más cuando se trata de empatar la visión de la alta relojería con la de la mecánica más fina y poderosa del planeta. Resulta que la marca nace hace bastantes ayeres, es decir en 1909, gracias a la visión de Ettore Bugatti. Su nombre “italianísimo” en realidad denota la internacionalización de un modelo surgido directamente de la empresa francesa de automóviles bajo la bandera: “Nada puede ser demasiado hermoso, nada puede ser demasiado costoso”.

La armadora entonces comenzó su camino a la leyenda, utilizando enormes propulsores que jamás limitarían su espacio a favor de mejores consumos, pues la idea consistía en ir rápido, pero también en lucir espectacular. Así pues, los bólidos Bugatti necesitaban un socio que pudiera ejemplificar esta misma visión a partir de la medición del tiempo, es decir, mediante un reloj. Para ello buscaron a principios del siglo XXI a la Manufactura con sede en Fleurier llamada: Parmigiani.

¿Por qué Parmigiani?

Su visión joven, pero cargada de espíritu artesanal conquistó a las maravillas mecánicas que se manufacturan en Bugatti. Asimismo, la libertad inherente a una Casa independiente, invita a forjar un producto lleno de creatividad y desarrollo técnico incuestionable. En consecuencia, el movimiento era lógico y Parmigiani Fleurier puso manos a la obra al presentar el primer contacto con Bugatti en 2001, siendo tres años después la presentación de la primer pieza desarrollada a partir de esta sinergia.

Hoy presentamos la colección de instrumentos relojeros producto de dicha asociación: Parmigiani Fleurier, Bugatti Type 370, Bugatti Super Sport, Bugatti Atlante y el más reciente bólido horológico, Bugatti Aerolithe, pero además las piezas únicas develadas en este pasado SIHH 2015, el “auto show” de los relojes desde la ciudad de Ginebra, Suiza.

Este año, tres ediciones limitadas del reloj Bugatti marcan el aniversario de la pieza gracias al icónico modelo Bugatti 370 y en su movimiento tubular transversal: Bugatti Mythe, el Bugatti Victoire y el Bugatti Révélation son los tres nuevos modelos que forman parte de esta Edición Limitada Aniversario.

Sus movimientos parten desde el complicado calibre PF370 con reserva de marcha de 10 días, hasta el calibre automático de manufactura PF335, cuya reserva garantiza 50 horas “de combustible en el tanque”.

Estos instrumentos no solo exhiben el paso de las horas, minutos y segundos, sino que cuentan con la posibilidad de incluir un módulo cronógrafo flyback e indicar la reserva de marcha, sin olvidarse de la indicación de la fecha, de acuerdo a la referencia señalada. Pero dejemos de describir algo que solo puede ser entendido a través de las imágenes.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: