Breguet, joyas históricas para el museo

BREGUETUna de las casas relojeras con mayor reconocimiento por parte de la industria y los coleccionistas, se dio a la tarea de recuperar algunas de las piezas más importantes que han sido creadas en su manufactura, piezas –literalmente– de museo, cuyo valor es inestimable…

Tres de los guardatiempos más cotizados –en la actualidad– fueron adquiridos por la Manufactura dirigida por Marc A. Hayek, para exhibir y enriquecer el museo de la casa. El pasado lunes 12 de mayo durante una subasta realizada por Christie´s en Ginebra, Marc. A. Hayek, Presidente & CEO de Montres Breguet decidió adquirir las referencias marcadas con el número 4039, un fino repetidor de cuartos con una carátula fuera de lo común, pero también, se hizo del Tourbillon no 1176, que perteneció al Conde Potocki, una dupla de joyas horológicas que rondó los 750,000 Francos Suizos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Originalmente vendido en 1825 al Duque de Berwick, la referencia 4039 fue subastada por un total de 70,000 Francos Suizos, pero más allá de este valor, se trata de un ejemplo sensacional del ultraplanismo de la época. Fabricado en oro de 18 quilates, cuenta con un calibre 21″, y una complicación adicional, fechador, mientras que su estética se ve coronada por el famoso guilloché y las agujas Breguet de acero azulado.

Mientras que la segunda adquisición rondó los 680,000 Francos Suizos, una operación tan “escandalosa” como necesaria y natural, ya que se trata del primer tourbillon de cuatro minutos manufacturado por Abraham-Louis Breguet y el tercer torbellino en la historia de la Manufactura, y por si esto no fuera suficiente, su escape natural determina el consumo de energía en la pieza.

Marc A. Hayek se enorgullece una vez más de conquistar y recuperar las piezas que significan tanto para la marca, a fin de exhibirlas, cuidarlas y resguardarlas hacia futuro. Felicitamos a Breguet y al Grupo Swatch por esta importantísima noticia, y esperaremos la oportunidad de poder admirar las piezas que hoy, por lo pronto, tenemos el gusto de compartir mediante esta hermosa e histórica galería.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: