AUDEMARS PIGUET, el curador de arte.

Hace algunas semanas que platicamos con François-Henry Bennahmias, quien tuvo a bien confirmarnos varias de las virtudes de las que goza la marca que hoy está a su cuidado; destaca el concepto de boutique y reducción de comunicados para ser mucho más puntuales en lo que “verdaderamente importa”, aquello que merece tomar unos minutos para reflexionar/analizar.

¿Cuál es su relación con el arte? A lo que –el también CEO de la marca– contestó: –“Es una pregunta de respuesta sencilla, tomemos el ejemplo de la experiencia que algunos artistas viven al interior de la manufactura de Le Brassus, ya sea contemporáneos, de arte moderno, escultores, músicos, escritores etc, todos ellos quedan impresionados con el nivel de cuidado que Audemars Piguet imprime a cada proceso”–.

También te puede interesar   Los dos mundos de Montblanc

Más allá de esta definición solamente podemos apuntar que el resguardo de “AP” por el arte, obedece a que se trata de impulsar una necesidad básica del hombre “impregnada” de excelencia, es decir, la misma disciplina que se lleva a cabo en su manufactura.

¿Qué es el arte? Todo individuo tiene una definición propia del mismo, y probablemente sería imposible que cada ser humano, que habita hoy en el planeta Tierra, se pusiera de acuerdo para definirlo de una vez por todas. Lo que quiero decir es que el arte es subjetivo, y mucho más el llamado “contemporáneo” debido a que es el más difícil de apreciar e identificar; es instantáneo, no se comprende y es casi imposible de valuar (monetariamente hablando).

También te puede interesar   Relojería al extremo con Extreme LAB2 de JLC

El arte contemporáneo está diseñado para cierto tipo de “rebeldes” que buscan generar una tendencia a partir de lo que ellos conciben maravilloso, pero que a los ojos de la generalidad puede parecer común, sencillo y sin sentido. Es así, que el virtuoso capacitado para conferirles un valor superior, sea precisamente el mismo que ha estado sumergido en dicha tendencia desde hace más de 130 años, pero –lógicamente- no estamos hablando de una persona, sino de un espíritu, de un legado “históricamente contemporáneo”, por contradictorio que esto nos parezca.

Es por ello que el día de hoy nos complace anunciar que Audemars Piguet volvió a formar parte activa de la máxima exhibición de arte contemporáneo en nuestro país, inaugurada el día de hoy bajo el mismo nombre que la vio nacer: ZONA MACO.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: