1966 Homenaje a Benito Juárez, Girard-Perregaux

GIRARD PERREGAUX La cultura política y social de nuestro país no se entiende sin sus protagonistas, y es que  cuando repasamos la historia de La Colonia, El Virreinato, La Conquista, La Independencia o el México Revolucionario, encontraremos a determinadas figuras que dieron vida a diferentes sucesos que determinarían el rumbo de nuestra República, y ante ésta última, Benito Juárez como sinónimo de la misma.

Así pues, realizando un compendio de personajes destacaremos a Juárez quizá por encima de todos, al menos en términos deGIRARD PERREGAUX personalidad distintiva aceptada y reconocida por la generalidad. De origen humilde y nacido en San Pablo Guelatao el 21 de marzo de 1806, “El Benemérito de las Américas” se graduó como abogado y fue Presidente de México de 1858 a 1872.

Ahora bien, si nos trasladamos a la historia de la relojería suiza de apellidos Girard-Perregaux cuyo origen se remonta a 1721, habremos de citar que la época en la que don Benito Juárez fungía como líder de nuestro país, Constant Girard recién había contraído matrimonio con Marie Perregaux en 1854, y posterior a ello decidieron renombrar  la Manufactura nacida bajo la genialidad de Jean-François Bautte “GP”.

Asimismo, destacamos el año de 1966 como uno de los más brillantes de la Casa con sede en La Chaux -de- Fonds, pues justo aquí se llevarían a cabo avances estratégicos para su horología, razón por la cual se decidió nombrar a una de las colecciones más importantes bajo este número, que hoy en día es emblemático para –toda– la relojería suiza contemporánea.

Conectando entonces la dualidad de historias habremos de mencionar que se ha realizado una edición limitada a 30 piezas con tres manecillas y fechador, pero que han sido grabadas en su fondo con la silueta de Benito Juárez, la cual da aún más valor a la construcción de la caja en oro rosa de 18 quilates.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al interior late un movimiento de manufactura calibre 13 1/4 a 28,800 alternancias por hora, que además continuará su marcha sin interrupción durante al menos 54 horas con toda la cuerda dada.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: