11 relojes de extraordinario trabajo artesanal

La alta relojería, además de proponer piezas de gran precisión y trabajo técnico de excepción, ha retomado y revivido con gran maestría algunas de las técnicas artesanales ancestrales más representativas, desde el esmaltado, pasando por la filigrana, el granulado, la plumajería, la pintura, la miniatura hasta llegar al cristal soplado. Combinaciones que dan origen a verdaderas obras de arte que dejarán una huella imborrable a través del tiempo…

Bvlgari/Giardino Tropicale

El primer reloj de gran complicación para dama de Bvlgari con un exquisito movimiento de complicación tourbillon. En la esfera se aprecia una obra de arte enmarcada plenamente en la tradición de un arte nacido en el siglo XVI: la miniatura, técnica que consiste en crear meticulosas reproducciones pictóricas diminutas. Imagine que cada esfera requiere dos semanas de trabajo.

Cartier

Este año la Maison dio cátedra de su savoir-faire con creaciones realmente artísticas con las que demuestra su deseo de perennizar los oficios olvidados, como lo hizo con la granulación en 2013.

Les hablaremos en primer lugar del reloj Ronde Louis Cartier Filigrana pieza que reinventa la técnica ancestral de la filigrana a través de un enfoque figurativo y precioso.

Otro modelo de gran belleza es el Reloj Tortue, un modelo grande con decorado pantera mosaico de piedras.

Por su parte el Ballon Bleu de Cartier 42 mm luce un decorado de orquídeas granulado y nácar grabado complementado con un movimiento mecánico de carga automática que solo podrán poseer 40 personas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Chanel/Mademoiselle Privé

Elegimos esta pieza por la belleza y el detalle de su trabajo, la miniatura fue grabada y esculpida a mano sobre la carátula en oro amarillo de 18 quilates y realizada en esmalte Grand Feu según la técnica de Ginebra mientras que el follaje se realizó en oro de 24 quilates.

Mademoiselle_Prive_Coromandel_Dial_2_FN-662x1024

Harry Winston

Midnight Feathers

850x850_HarryWinston_MidnightFeathersAutomati-42mm_SMALLEn 2012, Harry Winston propuso el maridaje inédito entre dos savoir-faire ancestrales que no estaban predestinados a encontrarse: la relojería y la plumajería, un raro oficio casi olvidado. En el nuevo Midnight Feathers Automatic cada esfera está realizada a mano y varía según la pluma y el gesto nunca idéntico del maestro artesano que selecciona cada pluma de pájaro, la modela y luego la deposita con ayuda de una lupa para una total precisión. La marquetería, ampliamente gráfica, juega con la alternancia de colores que resaltan la perfecta armonía del oro rosa de la caja y de los tonos chocolate de la correa.

Premier Shinde Automatic

El fundador de la Casa decía que esta pieza era la “joya entre las joyas”. El Sr Winston conoció a Ambaji V. Shinde en 1955 en un viaje a Bombay. él se convirtió en el creador icónico de la marca. Los tres modelos Premier Shinde se inspiran en los archivos de las creaciones joyeras del señor Shinde. El motivo figurativo está realizado según la técnica del grabado sobre oro. La esfera está íntegramente labrada en relieve. Harry Winston hace surgir de la superficie un hilo de oro de 24 quilates que parece un canutillo.

Hermés/Arceau Millefiori

Con sus modelos Arceau Millefiori, Hermés ofrece un novedoso encuentro entre las artes de la relojería y el cristal soplado. Sus tapas y esferas se iluminan con un trabajo inspirado en los pisapapeles del siglo XIX que confecciona la Real Cristalería de Saint-Louis, en donde todo gira alrededor del horno. En la boca de estos hornos —cada uno de los cuales se destina a un color de cristal o esmalte—, el soplador enrolla en la caña la pasta con movimientos muy precisos, hasta convertirla en una masa homogénea y sin burbujas. La caña pasa de una mano a otra, de un soplo a otro, de una mesa a otra, para dar lugar a un cristal monocromo a partir del cual se forman las postas que sirven de base para los millefiori. Estas postas, que se obtienen por superposición de capas de cristal sobre esmalte para destacar el color, recuerdan a bastoncillos de caramelo.

Jaquet Droz

Petite Heure Minute Butterfly Journey

Cada pieza de las que compone a esta colección es un reto decorativo y un encuentro entre el saber hacer de la Manufactura y el talento de la mano de sus artesanos, reflejándola magia de la naturaleza ya sea animal o vegetal.

Estas carátulas son páginas blancas confiadas a la imaginación artística de los pintores y grabadores.

The Bird Repeater Geneva

Reloj autómata de excepción que reúne sobre su esfera en nácar blanco todos los símbolos de la ciudad suiza. Los grabadores, pintores y esmaltadores han logrado la hazaña de reproducir en miniatura el Lago Lemán, su célebre chorro de agua y el Faro Paquis, así como la silueta del Salève. En el centro se ve una pareja de jilgueros europeos que ha hecho su nido en la isla Rousseau, esculpidos a mano en oro y dotadas de un plumaje tan colorido como una pintura.

The bird Repeater

Ulysse Nardin/Classico Goat

El octavo signo del calendario chino inspiró una creación champlevé de esmalte. Uno de los únicos fabricantes de relojes del mundo dedicados a este especial arte con siglos de antigüedad es Ulysse Nardin que nos deleita con una representación realista de la cabra, empleando el método champlevé intrincado. En esta práctica, las celdillas se tallan con un cincel directamente en la carátula y se llenan con esmalte, la paleta de colores se genera a partir de diferentes óxidos metálicos. La pieza se hornea hasta que el esmalte se funde. El resultado es una pintoresca escena realista , que solo es posible gracias a las expertas manos de los maestros artesanos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: