Ulysse Nardin Jade “Jellyfish”

Nuevamente Ulysse Nardin demuestra la pasión por el mar y sus especies. El arte de la relojería nos invita a disfrutar de diferentes oficios que se generan en torno a ella, y es que el tiempo realmente es la excusa para poder exhibir diferentes trabajos de grabado, engastado, esmaltado, y de este último destacamos la técnica cloisonné.

Se toman diferentes colores-polvos de esmalte previamente seleccionados para generar una escena particular, que continuamente tiene motivos inspirados en las diferentes culturas de los mercados a los que llega Ulysse Nardin con la comercialización de sus piezas. Posteriormente se delimitan periferias utilizando hilos de oro que separarán un color del otro y así se comienza con los colores que a la postre serán la base de la carátula, yendo del más oscuro al más claro debido a que el esmalte se fija posterior a un proceso de cocción, y el calor inherente a éste acentúa la tonalidad del esmalte.

 

Todo ello se tiene que planear en avanzada, pues si se falla en el proceso habrá que volver a empezar. Ulysse Nardin es amplio dominador de esta técnica, y hace algunos años que adquirió la manufactura de carátulas Donzé Cadrans, con historia centenaria y asentada en el corazón de Le Locle, cerca de su sede central.

Al interior vibra el calibre UN-310, que fue el primer movimiento diseñado y producido en la casa por Ulysse Nardin específicamente para un reloj de mujer, y fue el primer reloj que tomó en consideración el cuidado de la manicura femenina al eliminar la corona y modificar las funciones mediante un sistema de pulsador y corona.

La elegancia exquisita de Jade “Jellyfish” alcanza un nuevo nivel de belleza decorativa con la adición de esmalte raro técnica dominada por Donzé Cadrans especialista, miembro del grupo de empresas Ulysse Nardin. Con un mágico diseño de inspiración marina, su dial está en esmalte Champlevé.

La eterna feminidad de Jade Jellyfish se celebra en el dial y el bisel conjunto con 114 diamantes. Resistente al agua a 30 metros, cuenta con una caja de oro blanco de 18 ct con un fondo de cristal de zafiro y una correa de cuero a juego, que le abraza a la feminidad de su amada.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: