Lady Chronograph de Frédérique Constant

Los cronógrafos generalmente son asociados al gusto masculino por la relojería deportiva, no obstante, las mujeres evolucionan, tengo que decirlo, más rápido que nuestro género (masculino); sus gustos y aficiones van cambiando de manera acelerada y cada vez más. Si bien existe una predilección por los relojes de joyería, las diferentes situaciones, outfits y looks de la mujer durante el día, requieren necesariamente del accesorio perfecto y hoy en día, éste último puede ser un reloj…

Llegar a tiempo a una cita nunca ha sido tan importante para la mujer y hoy en día su afición por la relojería sube como la espuma. Frédérique Constant ha observado este fenómeno, ayudado por sus féminas Embajadoras: Shu Qi, Eva Longoria, Nicole Faria e Inés Sastre, y trabaja incansablemente para entregar el reloj perfecto de acuerdo a la predilección de las mujeres por un objeto atemporal, potente, robusto, vintage y esencialmente hermoso.

Lady Chronograph Quartz

Lady Chronograph Quartz

La nueva colección Classics Chronograph Quartz, recupera los relojes de las décadas de los años 40 y 50, al tiempo de brindar un look atractivo y sport-chic. La caja de construcción triple, se adaptará perfectamente a la delicada muñeca femenina gracias a sus 34 mm de diámetro, al tiempo que su carátula ofrece una lectura excepcional: fechador a las 3 h, segundero pequeño a las 6 h y totalizador a las 12 horas. La configuración de la pieza se puede seleccionar mediante dos referencias: FC-291A2R5 y FC-291A2R6, los cuales presumen una carátula con números árabes aplicados a mano y correa de piel de cocodrilo color marrón. La caja –pulida– se puede disfrutar en la tonalidad natural del acero inoxidable o acero chapado en oro amarillo. Adicionalmente, puede optar por un par de referencias que presumen números romanos para los indicadores y una carátula con un delicado patrón guilloché, ideal para conjugar el diseño clásico con la juventud y la belleza.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: