“Lady Aga” se corona en Montreal, RADO

En reiteradas ocasiones hemos visto al deporte ligarse directamente con la relojería de alta gama/alta tecnología, y en este preciso RADOmomento estamos por compartir, una vez más, los frutos de una asociación que va que vuela para convertirse en una de las más importantes en este departamento: la que sostiene RADO con su Embajadora polaca Agniezka Radwanska, mejor conocida como “Lady Aga”.

RADOLa Rogers Cup, con sede en Montreal, se llevó a cabo una vez más, y era de imaginarse que las hermanas Williams cumplirían los pronósticos al agenciárselo, ya fuera Venus o Serena, pero alguna de las estadounidenses partían como favoritas. No obstante, Aga realizó una demostración extraordinaria, y jugó su mejor tenis para vencer en la final a Venus en sets corridos de 6-4 y 6-2, con lo que también conquistó su 14a corona en torneos efectivos para la WTA.

Aga no solamente es una gran tenista, sino que su carisma la ha llevado a ser la favorita de los fans, quienes en las votaciones anuales la han propuesto como la mejor tenista del orbe, y muy cerca ha estado de conseguirlo en la clasificación, llegando a estar segunda dentro de la misma.

Felicitamos a Agniezka y también a RADO, marca suiza de alta relojería/tecnología, que ha depositado en la tenista toda su confianza y le ha concedido una exposición mediática importantísima, apoyándola en sus proyectos personales y profesionales. La conexión comenzó el 1 de enero del 2014, abriendo bien el año con buenos resultados y una colección que sin duda proyecta el espíritu triunfador de Lady Aga, hablamos del HyperChrome Automatic Chronograph elaborado en cerámica de alta tecnología. Todo ello producto del research & development que la marca ha impulsado en los últimos años, siendo el 2011 el momento justo de su presentación en monobloque.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las configuraciones se ofrecen en cerámica negra, de plasma o blanca, que harán de su muñeca un objeto de deseo y acapararán las cámaras… RADO.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: