La historia detrás de la promesa: Promesse de Baume & Mercier

BAUME ET MERCIERContadas son las ocasiones en las cuales un periodista relojero tiene la oportunidad de conocer cómo es que funciona la mente creativa de detrás de un producto final, y es que cuántas veces por día recibimos información con respecto al lanzamiento de una nueva colección, flamantes referencias o aspectos de una pieza, son muchísimas. Es por ello que en ocasiones obviamos los detalles que exhibe cada pieza, compartiendo únicamente lo que pudimos captar de la misma y sin adentrarnos a lo que verdaderamente presenta en realidad.BAUME ET MERCIER

Hoy por la mañana disfrutamos de una cita con Alexander Peraldi, Director de Diseño de Baume & Mercier, que aterrizó en nuestro país gracias a la visión de los directivos de la marca para Latinoamérica y el Caribe y, particularmente de su agencia de Comunicación y Relaciones Públicas, comandada por Luis López.

Es así que Watches World aterrizó en el Hotel Condesa D.F., para dar paso a la reunión con Mr. Peraldi, que comenzó por explicarnos el proceso creativo de la pieza Promesse, la cual hemos abarcado con detenimiento en la ESTA DIRECCIÓN.

BAUME ET MERCIERAsí pues, comenzamos a experimentar un ambiente de dibujo, de arte y de visión fundamentada en una decisión corporativa, la creación de una nueva colección para mujer, que comenzó hace cinco años y que ha detonado en lo que hoy observamos como producto final.

Sin embargo la historia comienza en 1869, año en el que Mélina, hija de Louis-Victor Baume, recibiera por parte del fundador un reloj de bolsillo con un grabado excepcional y un minucioso detalle en el fondo de la caja. Así también Célestine Baume quedó impactado con la realización de horología femenina, y ambos emprendieron el camino de la Manufactura bajo una premisa: “Accept only perfection, only manufacture watches of the highest quality”, valores que sin duda continúan dirigiendo a quienes laboran en la Casa ginebrina.

Alexander, un hombre de semblante serio, pero seguro de sí mismo y de lo que hace, comparte con nosotros el proceso que obedeció la generación del producto, adentrándonos en cada detalle a medida que profundizábamos mediante preguntas, muy enfocadas al marketing, un departamento directamente ligado a la creación de Promesse, y que trabaja a la par y de la mano con el de diseño, compuesto por tres profesionistas a cargo de Mr. Peraldi.

 

“La inspiración surge de nuestra historia, y es por ello que nos hemos basado en una pieza emblemática perteneciente a los diseños originales de la firma, un reloj oval que permaneció intacto durante todo el proceso de creación, sin embargo mutó de manera radical con forme a los primeros trazos en papel y lápiz”: Alexander Peraldi, Director de Diseño de Baume et Mercier.

Estas decisiones fueron ejercidas por un trabajo en conjunto, a fin de asegurar que la pieza sea lo que el mercado requiere, y no obedezca solamente a la inspiración de diseño, sino también a tres principales necesidades de confort:

“Confort a la muñeca, a la vista y al bolsillo del cliente”. 

Dicha filosofía se mantiene y se mantuvo en todo momento, presentándose en la toma de decisiones para el tamaño, acabados, y materiales. El resultado es un reloj clásico, de estética limpia y discreta para quien lo admira, pero con una profundidad que despierta únicamente a los ojos de su afortunada poseedora, que podrá descubrir un sinnúmero de detalles que Baume et Mercier ha guardado para ella.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En configuraciones de 30 y 34 mm para los movimientos de cuarzo y mecánico automático, el reloj se exhibe en acero y acero/oro rojo, pero también resplandece gracias a su predilección por el color negro, plateado o madreperla en la carátula, así como salpicado de diamantes en bisel e índices de acuerdo a su predilección. Promesse es el resultado histórico de un saber hacer, pero también de la solicitud de la mujer actual, que busca que la pieza que porta en la muñeca sea única, y se ajuste a su personalidad iridiscente.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: