de GRISOGONO y su hiperrealismo cromático

Hasta las horas se han vestido de colores tras pasar por los talleres de la manufactura de GRISOGONO, el resultado, dos nuevas colecciones relojeras que sorprenden por su novedoso y estilizado diseño: Tondo By Night e Instrumentino.

Si pudiésemos definir a cada una de las creaciones de la casa de GRISOGONO con una sola palabra ésta sería: “color”. Fawaz Gruosi, fundador de la casa, se ha consolidado en esta industria como un incansable creador y recreador de las tonalidades que conocemos y sobre todo de aquéllos de los que no tenemos ningún indicio.

Lo anterior queda de manifiesto en cada uno de los nuevos relojes de la colección Tondo By Night. Su aspecto más duro se enmarca en el hiperrealismo cromático, entre los bloques de Lego y el rigor de Bauhaus, con tonos que no existirían si no fuera por la mirada de los hombres y los sueños de las mujeres. Tras el destello de las primeras fluorescencias, la colección se dota de un complemento de fantasía con el contraste de los colores “primarios”, sin renunciar a sus cajas fotoluminiscentes ni a la masa oscilante engastada situada del lado de la carátula.

Es así como el azul de un turbante tuareg; el verde abeto de los bosques europeos o el rojo levemente venenoso que promete bebedizos y delicias, abren una brecha en la moda de los colores de luz demasiado viva.

Instrumentino: el tiempo en todos pastel

Lo mismo ocurre con los colores de los nuevos Instrumentino, que estilizan la vida pastelizando sus luces. Si el doble arabesco de las horas sobre la carátula crea un cierre abierto sobre el tiempo, la capa de las piedras evoca, en su palidez nacarada o en sus profundidades sombrías, los mosaicos bizantinos y las cámaras de maravillas de los antiguos mineralogistas. La zarina rusa tenía su famosa Cámara de ámbar en el palacio de Tsárskoye Seló: a continuación llegaron las cámaras de amatista, de zafiro rosa y hasta de zafiro naranja. Las piedras crean una suavidad de terciopelo que realza, mediante la destreza del engaste y la textura de las pulseras a juego, los volúmenes de un reloj abierto al mundo con sus dos indicaciones de la hora.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: