Chopard celebra 20 años de felicidad

Screen shot 2013-09-10 at 9.28.31 AM

En 1993 el mundo vio nacer, gracias al talento de Caroline Scheufele, a una de las piezas contemporáneas más audaces, elegantes y al mismo tiempo divertidas que ha dado la relojería: el Happy Sport. La celebración de su 20 aniversario tenía que ser espectacular, por ello, Chopard decidió enriquecer esta colección con una nueva versión mecánica dando origen al nuevo Happy Sport Medium Automatic.

Screen shot 2013-09-10 at 11.28.18 AM

La danza de los diamantes y un movimiento mecánico

Screen shot 2013-09-10 at 11.27.33 AMEn la colección Happy Sport los diamantes se mueven con toda libertad por encima de sus exquisitas carátulas; en el nuevo Happy Sport Medium Automatic también, sin embargo, la Manufactura le ha agregado a su encanto seductor una inédita dimensión mecánica haciéndolo único.

Elegante y sofisticado, fiel al espíritu del Happy Sport original, el nuevo Happy Sport Medium Automatic presenta en el anverso una carátula argenté guilloché, como homenaje a la tradicional decoración de la relojería clásica y el fondo ideal para hacer destacar sus siete diamantes móviles.

En el reverso, un cristal de zafiro permite admirar su movimiento mecánico automático decorado con Côtes de Genève rectas. Las versiones que tuvimos oportunidad de conocer en la reciente edición de Baselworld lucían caja de acero o de oro rosa de 18 quilates de 36 mm de diámetro y correas en oro rosa de 18 quilates o piel de cocodrilo. Hoy, Chopard devela nuevas versiones con brazaletes metálicos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Happy Sport Medium Automatic

Movimiento: mecánico automático

Hermeticidad: 30 metros

Carátula: plateada, guilloché o enteramente engastada con diamantes; agujas de las horas, minutos y segundos rodiadas o doradas; índices rodiados o dorados

Joyas: 25

Frecuencia: 28,800 a/h

Reserva de marcha: 42 h

Funciones y visualización:

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: