Bvlgari Catene: tradición y elegancia entrelazadas

Aproximadamente 140 g de eslabones de oro rosa conforman a la perfección tan sutil extensión de la caja de oro de 18 quilates.

En el mundo de la joyería, el motivo de la cadena es uno de los más primitivos: se remonta a los antiguos sumerios que ya en el año 2,500 a.C. trabajaban el oro entrelazando finas láminas con la técnica de la “cola de zorro”. En la Grecia clásica, cuna primigenia de Bvlgari, los collares en forma de cadena estaban muy en boga. Tejidas entralazando ramitas de rosal y mirto, pretendían imitar el legendario cinturón que concedía a la diosa  Venus el poder de ejercer una atracción irresistible sobre rodo el mundo.

Durante el Renacimiento, la cadena adoptóla doble función de ornamento y objeto con valor de cambio: cada eslabón de oro valía tanto como su peso en curso legal y, por ende, podía utilizarse en lugar  de dinero. Enrique VIII aparece retratado en  un célebre cuadro con una cadena que pesa tres kilogramos engastada con perlas y rubíes. Como él, hombres y mujeres posaron para pintores de la talla de Cranach,  el Viejo Durero engalanados con numerosas cadenas de oro de distinta longitud y eslabones diferentes como muestra de su elevado estatus social.

Hoy, Bvlgari logra entrelazar en su nueva creación la simplicidad, tradición y elegancia en un reloj joya de extraordinaria belleza. Aproximadamente 140 g de eslabones de oro rosa conforman a la perfección tan sutil extensión de la caja de oro de 18 quilates que no solo presenta el doble logotipo de Bvlagri en el bisel, sino también una carátula de madreperla con 12 diamantes de corte brillante  de 0.133 quilates y una rubelita de corte cabujón que realza la corona estriada. El numen de este sofisticado reloj:  la ya clásica gourmette, término por el que se conoce en francés a la “esclava”, que Bvlgati reinterpreta y devuelve su autenticidad anterior. Famosa por adornar la muñeca de divas de nuestra era como Elizabeth Taylor, Anna Magnani y Grace Kelly, su atemporalidad se acentúa para convertirse en el BVLGARI  BVLGARI Catene de hoy. Ahora este símbolo eterno de romanticismo se transforma en un reloj de pulsera de doble vuelta que debe su flexibilidad, sin lugar a dudas, a Ia sofisticación de su estructura. Sin embargo, Ia aparente sencillez por la que se caracteriza la delicada elegancia de este reloj traiciona su complejidad: con su savoir-foire insuperable, los orfebres de Bvlgari dan vida a una pulsera que se funde en un doble abrazo que se amolda perfectamente a la muñeca.  Como solo ella sabe hacer, se imbuye de la historia y de la esencia vintage de tan jovial adorno clásico: Bulgari se reafirma una vez más como estandarte de brillante creatividad.

Bvlgari Bvlgari Catene se presenta también en versión semipavé en la que se engarzan 60 diamantes de corte brillante (2.50 quilates) en los distintos elementos de la pulsera de oro rosa de 18 quilates. En ambas versiones, una triple hebilla desplegable  de oro rosa de 18 quilates cierra la pulsera.

Bvlgari Bvlgari Catene

Movimiento: de cuarzo  suizo personalizado para Bvlgari

Calibre: Bo46

Funciones: horas y minutos

Caja: de oro rosa de 18 quilates (31.80 g) y 31 mm de diámetro; corona de oro rosa de 18 quilates  engastada con una rubelita rosa.

Carátula: de madreperla con índices engastados con 12 diamantes de talla brillante (0.13  ct).

Pulsera: de oro rosa de 18 quilates (140 g) trabajada a modo de cadena y engastada con 60 diamantes de corte brillante (2.50 ct) en Ia versión semipavé y triple hebilla desplegable de oro rosa.

Hermeticidad: 30 metros.

 

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: