Homenaje cultural

WW-OTOÑO 2012. La literatura es considerada una de las bellas artes en virtud de su alto valor estético y utilidad práctica. Montblanc reafirma esa definición gracias a su elevada concepción de los instrumentos de escritura. Cada año, la casa alemana rinde tributo a las expresiones humanas más sublimes, y en particular a los mecenas que fomentan el espíritu artístico a través de sus colecciones de arte con el galardón: Montblanc de la Culture Arts Patronage Award. Por quinto año consecutivo, dicha distinción designa a México como uno de los 12 países considerados para la entrega de tan importante condecoración. César Cervantes recibió un premio en efectivo destinado a apoyar sus proyectos en beneficio de la cultura, así como una pluma estilográfica de oro sólido de la última edición limitada “Patron of Art”.

Joseph-II-888

Joseph II ascendió al trono romano-germánico en 1764. Un año más tarde, fue coronado Emperador del Imperio Romano tras la repentina muerte de su padre. A través de su política y de sus numerosas reformas, fomentó la cultura y las artes durante su mandato. Su marcado interés por la música lo llevó a promocionar el quehacer artístico de Mozart, a quien encargó múltiples composiciones, lo cual lo convierte en uno de los principales mecenas de Wolfgang Amadeus. Montblanc rinde homenaje al fomento cultural de Joseph II con la edición de artículos de escritura inspirados en el escudo de armas del Emperador. Cruces y perlas ovales adornan el capuchón y el cuerpo de la pluma, que con el blanco y el rojo, evoca los colores nacionales de Austria. Las ediciones limitadas: 4810 (fuente en plaqué oro) y 888 (pluma fuente de oro blanco), dan continuidad a una historia que reúne el pasado con el futuro mediante el compromiso con el arte y la cultura, espíritu de Cayo Mecenas, el santo patrón de los promotores de la cultura romana.

 

Joseph-II-4810

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: