Golpe de timón

Por más de 165 años, Ulysse Nardin ha ocupado lugares de honor en la industria relojera. Hoy, fiel a su pasión artesanal, ha decidido navegar por nuevos horizontes con miras a enaltecer el arte de la escritura.

Una pequeña maravilla de joyería artesanal es el resultado de la asociación con la compañía Visconti, experta en el campo de las estilográficas.

La pluma ha sido labrada en un bloque de resina de la mayor pureza y en el color característico de la firma. Los elementos metálicos han sido fabricados y producidos en Florencia, en oro de 18 quilates o en plata Sterling 925.

Con la nueva creación se cristalizan los valores fundamentales de la marca: la innovación y la perfección técnica, sin omitir su particular esencia marina, gracias al estrecho mallado elaborado a mano y al símbolo característico del ancla estilizada.

Con este lanzamiento, Ulysse Nardin presenta una joya para la alta escritura que responde a las más elevadas exigencias de sus clientes y ofrece al universo masculino un medio de comunicación en perfecta comunión con el estilo clásico y contemporáneo.

Articulo impreso y publicado en Watches World 007 (verano 2012)

 

“El reloj acompasa su evolución y la pluma sella su testimonio”.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: