Diseñada para escribir

Dentro del arte de la creación de instrumentos de alta escritura, muchas ocasiones somos testigos de verdaderas piezas de colección concebidas en forma de estilográficas, roller o portaminas fabricadas con base en materiales preciosos e inclusive salpicados con diamantes, cualidades que elevan el valor del instrumento. Sin embargo, cada pluma realizada bajo esta idea debe dejar a un lado el propósito para el cual fue creado: escribir.

No se trata de atacar a dichos instrumentos, por el contrario, ya que encuentran su mayor virtud en la artesanía de la pieza y las horas de manufactura y desarrollo. Pero si algo caracteriza a la firma alemana Graf von Faber-Castell es la creación del instrumento de escritura dedicado a escribir. Por reiterativa que parezca la frase anterior, el departamento de diseño y desarrollo de la marca, privilegia la comodidad y practicidad del instrumento, sin dejar a un lado la belleza de su cuerpo realizado gracias a los mejores materiales.

Graf von Faber-Castell / Intuition Terra.

Graf von Faber-Castell / Intuition Terra.

Realizado a partir de una sola pieza de resina preciosa en color terracota y terminación pulida que irradia una profundidad que les otorga una inusual aura, el cuerpo de la pluma presume un intenso tono “tierra” que es acentuado por el brillante anillo decorativo chapado en platino y discretamente grabado con las palabras “Made in Germany”

Gracias a la curva, destinada a la comodidad de los dedos, el cuerpo se ajusta perfectamente en la mano. La forma de trompeta, la superficie acanalada, y el clip a resorte son aspectos conocidos para todos aquellos que aprecian el confort en la escritura con sello Graf von Faber-Castell.

Los modelos de la colección Intuition Terra se encuentran disponibles en: pluma fuente, bolígrafo, roller ball y lapicero, y a la venta en almacenes especializados de prestigio, como Distribuidora Miguel Ángel en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: