Caran d´Ache Varius Peter Marino Edición Limitada

Una Edición Limitada ha sido ideada en colaboración con el arquitecto Peter Marino, uno de los interioristas más talentosos y cotizados de la industria del lujo en el planeta.

Disponible en dos versiones, estos excepcionales instrumentos de escritura reúnen el arte de la producción ginebrina y el estilo incomparable de Peter Marino, quien es famoso por la creatividad desenfrenada que utiliza para vestir.

Producto de una “carta en blanco” otorgada a Peter por parte de Caran d´Ache, los artículos de escritura utilizan la combinación de acero y cuero para dar vida a un estilo “estrella de rock” que incluso luce una calavera con ojos de ónix en la punta (Varius Peter Marino), limitado a 150 ejemplares.

Una Edición más de 1978 piezas rinde homenaje a la fecha en la que el arquitecto abre su estudio de diseño en la ciudad de Nueva York. Con respecto a este instrumento contamos con pluma fuente, roller o ballpoint sumamente cómodos para la escritura diaria.

“La alta escritura conoce la alta costura”

Los instrumentos de escritura Varius son una parte intrínseca de la vida de Peter Marino. Es un gran admirador de esta emblemática colección Caran d’Ache, que está en el corazón de su proceso creativo.

“Uso las plumas Varius para dibujar la arquitectura”.

Estilo rockero…

Como un símbolo del enfoque personal de Peter Marino, la colección Varius de Caran d’Ache reinventa constantemente las sinergias entre diseño, confort y materiales exclusivos. En los modelos de edición limitada Varius Peter Marino, la creatividad del arquitecto juega con los marcos establecidos. Su estilo de rock se combina perfectamente con estos instrumentos de escritura únicos, que son un ajuste perfecto para la personalidad resueltamente moderna del hombre.

“La pluma, inspirada en una combinación de estética de motocicleta de alto rendimiento con mi propio estilo personal”.

Manos a la obra! La edición ya está en México, descúbrela…

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: