Zenith en dos ruedas: presenta UNTAMED

Una de las exposiciones fotográficas con más actitud a la que hayamos asistido se dio por inaugurada la tarde de ayer en Casa Quimera. El recinto está ubicado en la calle Orizaba 131 de la Colonia Roma; sus paredes, restaurantes e ingresos en un verdadero núcleo artístico urbano.

La finalidad y visión general fue presentar una curaduría de foto que integre la emoción por el motociclismo, es decir: mucho más elementos que los técnicos mecánicos. Hablamos de un espíritu de libertad, camaradería, experiencias y emociones extraordinarias.

A través de la exposición, que tendrá lugar los días 28 y 29 de julio de 2017, se pueden disfrutar diferentes elementos del motociclismo de culto, y como ejemplo la característica café racer, que buscaba maximizar las emociones y el espíritu de rodar tanto en carretera como en ciudad.

Zenith Heritage Pilot Ton Up

Inspirado en las emblemáticas café racer de mitades del siglo XX, Zenith nos invita a descubrir una pieza sobredimensionada decididamente vintage, que emplea cueros, acero envejecido y correas de cuero que lucen una patina desgastada y excepcional.

Al interior de una caja Pilot de 45 mm de diámetro, el motor vibra a 36,000 alternancias por hora. Sí es un El Primero (4069). Esta pieza posee el espíritu de uno de los movimientos de motociclismo más apreciados por los adeptos a las dos ruedas: café racer, que competía por las carreteras británicas en la década de los 50. La carátula es gris pizarra, mientras que el tratamiento luminiscente se apodera de índices arábigos y agujas para mostrar la información de: horas, minutos y cronógrafo.

Historias que se hermanan

El tiempo y la precisión conviven en cada una de las actividades del ser humano, no obstante la marca Zenith goza de una legitimidad mecánica aplaudida en la industria. Desde el desarrollo del primer mecanismo de cronógrafo automático de alta frecuencia, El Primero de 1969, hasta la línea Academy, el espíritu de su fundador Georges Favre-Jacot y su visión misión para reinventarse, son prueba fehaciente de que un Zenith es una obra de arte.

Ya sea en las paredes de una exhibición fotográfica o latiendo en el pulso, los valores que dan cimiento a un estilo de vida libre y preciado podrán observarse juntos en UNTAMED.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: