Zenith, El Primero en ayudar… Héctor Esrawe y la Manufactura cumpliendo deseos

Las asociaciones con los artistas plásticos y creativos más reconocidos del planeta, nos invitan a pensar en personajes como Héctor Esrawe, una autoridad del diseño industrial que se suma a la iniciativa “Noche de Deseos”, subasta a beneficio de Make A Wish México.

Zenith Esrawe

El trabajo del egresado de la Universidad Iberoamericana ha sido reconocido internacionalmente, tras haber participado en talleres y conferencias en Atlanta, Nueva York, Londres, Helsinki, entre otras capitales del mundo, y publicar sus obras en importantes publicaciones impresas y digitales.

¿Cómo se unen?

Los relojes, como obras de arte, necesitan un estuche a la altura del valor de la pieza, es por ello que Héctor diseñó una caja para un El Primero Chronomaster Open 1969, modelo insignia de la Casa de Le Locle fundada por Georges-Favre Jacot en 1865.

Una leyenda

Reinterpretado tras su presentación en 1969, este instrumento detonó la alta frecuencia a favor de la precisión de los cronógrafos de la época, siendo el primer calibre “deportivo” completamente integrado a 36,000 alternancias por hora.

ZENITH

Albergado en una contemporánea caja de 42 mm de diámetro, la estética exhibe contadores a las 3, 12 y 6 horas, mientras que a las 9 se sitúa un segundero pequeño. Asimismo, la apertura de su carátula en punto de las 10, exhibe el palpitar veloz de su órgano regulador, sí, es un El Primero, y se abraza al pulso mediante una correa de piel de caimán color negro.

Resultado

Zenith y Esrawe, Esrawe y Zenith, se fusionaron en estuche y reloj a subastar en el hotel St. Regis de la Ciudad de México la noche de ayer. La misión fue recaudar la mayor cantidad de recursos para sumarse a la causa de Make A Wish México, cuya meta es transformar en realidad 660 deseos anuales.

Enhorabuena por la colaboración, El Primero en ayudar…

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: