Un “must”, visitar Audemars Piguet

AUDEMARS PIGUETLa independencia y libertad que se ofrece en Le Brassus, particularmente en la dirección donde está asentada la manufactura de Audemars Piguet es considerada un must de la relojería y de quienes nos dedicamos a la comunicación de lo referente al mundo de los engranajes y las complicaciones.

AP goza de un estupendo reconocimiento por parte de uno de los deportes más exclusivos del planeta, se trata del golf, es así que varios de sus practicantes presumen piezas de horología desarrolladas en este sitio del Vallée de Joux suizo. Así pues, debemos apuntar que esta conexión tan natural ha traído frutos excepcionales, dando pie a sociedades entre los mejores deportistas dedicados a esta disciplina y la alta relojería de Audemars Piguet.

AUDEMARS PIGUET

Como parte de su estrategia de comunicación al formar un equipo de golfistas bajo las siglas AP, la Manufactura aumenta la lista de miembros con el nombre del golfista más competitivo de Francia, se trata del jovencito de 24 años Victor Dubuisson, una promesa total para el deporte de origen escocés, pero también para continuar con este patrocinio y relación hacia el futuro. Victor aprovechó la visita guiada para conocer cada uno de los rincones de la manufactura, incluyendo la división de alta relojería y grandes complicaciones. Victor se suma al Dream Team de golfistas de AP, aportando el talento y el deseo necesarios para llevar su bandera muy en alto y conquistar las alturas más atesoradas del deporte que ama junto a: Kiradech Aphibarnrat, Keegan Bradley, Bud Cauley, Darren Clarke, Nick Faldo, Miguel Angel Jiménez, Graeme McDowell, Belén Mozo, Louis Oosthuizen, Ian Poulter, Henrik Stenson, Peter Uihlein y Lee Westwood.

“Me ha impresionado el trabajo meticuloso de los relojeros de Audemars Piguet. Esta visita me ha permitido comprender mis relojes desde otro punto de vista”: Victor Dubuisson, golfista profesional y Embajador de Audemars Piguet.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: