TAG Heuer – Crecimiento continuo

WW-OTOÑO 2012. El proyecto de integración industrial que la firma ha venido impulsando en los últimos años, suma hoy una nueva etapa: la futura Manufactura en Chevenez, Valle de Jura, ha recibido de manos de Jean Christophe Babin (CEO) “la primera piedra”, es decir, el calibre 1887 -custodiado por una pieza de acrílico postrado sobre un bloque de concreto-, que más tarde se convertirá en objeto decorativo. El proyecto de construcción abarcará 18 meses trabajo y contará con 2,400 metros cuadrados. Con esta inversión, TAG Heuer confirma su ambiciosa estrategia de expansión y demuestra una vez más su liderazgo dentro de la industria.

"Calibre

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: