Richard Mille, acompaña al campeón de la velocidad

El RM 59-01 está equipado con un mecanismo tourbillon esqueleto de remonte manual, una frecuencia de oscilación de 21,600 a/h y una reserva de marcha de unas 50 horas.

El RM 59-01 está equipado con un mecanismo tourbillon esqueleto de remonte manual, una frecuencia de oscilación de 21,600 a/h y una reserva de marcha de unas 50 horas.

Uno de los atletas más rápidos del mundo es el jamaicano Yohan Blake. Con tan solo 23 años de edad, el multimedallista de Londres 2012 fue capaz de ganar los 100 metros planos en tan solo 9.69 s a una velocidad de 37.15 km/h, en el reciente Diamond League de Lausana.

Sin duda, es un hombre que impone y rompe récords, por ello desde julio de 2012 forma parte del selecto grupo de colaboradores de Richard Mille. Desde entonces Yohan Blake, corre llevando en la muñeca un prototipo tourbillon Richard Mille.

En el laboratorio,  los ingenieros de Richard Mille definieron y dieron solución a cada una de las condiciones que un reloj resueltamente orientado hacia el atletismo debe cumplir.

Al igual que otros ilustres colaboradores deportivos, miembros de la RM Family, Yohan Blake ha desarrollado con la Casa Richard Mille un calibre específico, un reloj pensado para los corredores de todo el mundo. Reto aceptado con el RM 59-01 Yohan Blake, un reloj tourbillon aerodinámico, ergonómico, eficiente y con una estructura arquitectónica inédita.

Yohan Blake durante su visita a la manufactura Richard Mille.

Yohan Blake durante su visita a la manufactura Richard Mille.

Cuando se observa el RM 59-01, se destacan inmediatamente los puentes, sumamente dinámicos, que recorren el movimiento y recuerdan las garras de La bestia, apodo de Yohan Blake. Mecanizados en aluminio anticorodal Pb109, una aleación de aluminio, magnesio, silicio y plomo, sostienen la caja del tourbillon y el piñón de rueda grande de arrastre, al mismo tiempo que solidarizan el conjunto de la platina de titanio de grado 5 en la caja. Por otra parte están anodizados y pintados a mano en verde y amarillo, dos colores que también aparecen en el realce de aluminio y que rinden homenaje a la bandera jamaicana.

Fuerte identidad

El RM 59-01 está equipado con un mecanismo tourbillon esqueleto de remonte manual, una frecuencia de oscilación de 21.600 a/h y una reserva de marcha de unas 50 horas. La relación prestaciones/regularidad/reserva de marcha es óptima gracias a la rigidez de la combinación titanio de grado 5/aluminio anticorodal Pb109, en los trenes de engranaje optimizados y el volante de inercia variable.

El reloj tourbillon RM 59-01 Yohan Blake es una serie limitada de 50 piezas en nanotubos de carbono.

La caja del RM 59-01 Yohan Blake, nueva interpretación de la forma tonel («tonneau») apreciada por Richard Mille, innova. La caja asombra por su grosor creciente y su forma alargada entre las 2 y las 5 que suprime cualquier roce de la corona dinamométrica con la muñeca de Yohan Blake al mismo tiempo que proporciona una gran comodidad. Se realiza con un material compuesto translúcido en el que se inyectan millones de nanotubos de carbono, uno de los materiales más resistentes en la actualidad. Haría falta, como mínimo, una fuerza de 50 gigapascales para dañar elementos de sólo unos micrones. Esta diafanidad única permite admirar toda la complejidad de este calibre.

El RM 59-01, con una fuerte identidad, se impone en la colección como una pieza notable. Su diseño y su arquitectura reflejan el espíritu del sprinter Yohan Blake; sus prestaciones e innovaciones inéditas recuerdan la voluntad de Richard Mille de ofrecer productos cada vez más técnicos y espectaculares.

El reloj tourbillon RM 59-01 Yohan Blake es una serie limitada de 50 piezas en nanotubos de carbono.

 

 

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: