Reabren el jardín de las rosas de Grace de Mónaco

El Principe Rainier, la pequeña Princesa Stephanie y la Princesa Grace de Mónaco en 1973.

En repetidas ocasiones hemos podido compartir con ustedes la especial atracción que las rosas ejercían sobre la princesa Grace de Mónaco, musa de incontables diseñadores y artistas. La delicadeza y  extraordinarias líneas que ofrece la reina de las flores también sedujo a Yves Piaget convirtiéndose en una abundante fuente de inspiración para una de sus colecciones joyeras más icónicas.

La princesa admirada hasta hoy por su belleza y su legendaria elegancia escribió el libro My book of flowers publicado en 1980 y fue fundadora del Garden Club de Mónaco. Asimismo, fue reconocida durante su vida por su destacada experiencia en el sector hortofrutícola.

Este gusto compartido llevó a la Manufactura a involucrarse en un hermoso proyecto: la renovación y ampliación del Jardín de Rosas de la Princesa Grace de Mónaco, originalmente plantado en 1984 en su honor. Este idílico jardín situado en Fontvieille, se ha reabierto al público el 15 de junio de 2014 con la presencia del Príncipe y la Princesa de Mónaco, de la Princesa de Hanovre, del señor Piaget y de Philippe Léopold Metzger, luego de 8 meses de trabajo, dando lugar a la incorporación de 2,500 nuevas rosas gracias a una expansión de 1,500 m2 para dar cabida a nuevas variedades de rosas para el gozo de visitantes, muchos de los cuales viajan desde todos los rincones del mundo para admirar estas magníficas flores.

A la celebración de esta reapertura le seguirá la segunda International Rose Competition en Mónaco. Para la primera edición de este concurso iniciado y patrocinado por el Sr. Piaget, la Maison creó un trofeo en sus talleres que refleja los elementos estilísticos de la colección de joyas Piaget Rose. La presea es una pieza de joyería fina en oro rosa (30.4 g), fijado con un pistilo de diamantes preciosos (0.5 quilates).

Con la reapertura de este jardín y la coronación del segundo ganador del International Rose Competition en Mónaco, Piaget expresa una vez más su admiración por la rosa y su deseo de proteger su gran belleza.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: