s

Rápido y “Furious…” Ti-Bride Dual Winder

Una de las máximas en la relojería es desarrollar mecánica y estética al unísono, y en ocasiones –también– el marketing alrededor de un producto a fin de adaptarlo a las diferentes circuntancias y mercados. Es esta la razón por la cual vemos ediciones limitadas, especiales y dedicadas a un tipo de consumidor en específico, y es que el lujo es eso precisamente: a la medida.

Dicho esto debemos recordar al Dual Winder de Corum y su presentación hace un par de años: lea más de Ti-Bridge Automatic Dual Winder aquí. 

Es decir, para ser prácticos Corum desarrollo un sistema de doble rotor que se interconecta gracias a un eje de transmisión que les obliga a moverse en paralelo, por lo que este novedoso sistema de remontuar (darle cuerda al guardatiempo) resultó ser un hito con patente incluida debido a la eficiencia con la cual “arman” al barrilete: en ambos sentidos y gracias a un rodamiento de bolas. Es así que el calibre C0 207 permite la visualización de las horas y minutos para un mínimo de 72 horas de autonomía.

Ahora bien, ¿qué cambia con respecto a este modelo? Pues resulta que una tonalidad naranja al anverso de la caja del Ti-Bridge Automatic Dual Winder no solo le da un aspecto deportivo, sino que además exhibe un contador que simula un velocímetro en el fondo de la caja. Es así como una pieza de relojería y un movimiento puede aterrizar en diferentes mercados, algunos más osados que otros, por lo que la labor del distribuidor será esencial para “calmar la sed” de productos llenos de creatividad.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: