Montblanc es protagonista en The Greatest Showman

La cinta más esperada de la temporada invernal en el planeta, The Greatest Showman, ha llegado a las salas de cine y con ella el papel fundamental de Hugh Jackman, embajador de Montblanc.

La película es producto de 20th Century Fox Film y corre a cargo de la dirección de Michael Gracey. Se trata de un musical muy original que celebra el nacimiento del mundo del espectáculo a través de Barnum, Jackman, un visionario que busca desarrollar un show nunca antes visto.

Montblanc ha acompañado a diferentes industrias a lo largo de sus años y a través de las empresas que se han adicionado a sus filas, como el caso de la manufactura suiza Minerva. La firma originaria de Hamburgo nació en 1906, y si bien la película está ambientada hacia finales del siglo XIX, Minerva ya hacía relojes justo en esos tiempos, pues su origen está inscrito en Villeret a partir de 1858.

“Estamos encantados de apoyar esta película ya que no sólo cuenta con la actuación de nuestro embajador de marca, Hugh Jackman, sino que arroja luz sobre la influencia cultural del hombre que inventó el entretenimiento moderno. Con una historia enraizada en la innovación, Montblanc tiene la tradición de celebrar a aquéllos cuyas vidas tuvieron un impacto perdurable en la civilización humana”. Nicolas Baretzki, director ejecutivo de Montblanc.

Por su parte, Hugh Jackman apunta: “Esta película es sumamente importante para mí; es un proyecto al que le tomó 7 años cobrar vida. Me siento muy emocionado de que Montblanc sea una parte destacada de esta aventura”.

El papel de Montblanc

Por el momento en el que se inspira este cortometraje es evidente que debían aparecer instrumentos de la época, por lo que una serie de relojes de bolsillo de Minerva hacen su aparición al tiempo que finos instrumentos de escritura Meisterstück se inspiran en la época y son desarrollados en consecuencia.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: