Los 10 relojes más elegantes para iniciar el año

Como diría nuestro amigo Bunbury: “No sé distinguir lo complicado de lo simple”, y es que en ocasiones mantener la elegancia y la atemporalidad de una pieza es sumamente retador.

Este pasado año 2017 conocimos referencias que recuperan mucho de la estética de aquellos relojes tradicionales, piezas de marcado buen gusto relojero que cumplen perfectamente con la función básica de un reloj: la lectura del tiempo.

En la industria los conocemos como “tres manecillas” y son esencialmente esto. Un reloj mecánico de cuerda manual o dotado de módulo automático que indica las: horas, minutos y los segundos. Adicionalmente podemos encontrar piezas que ofrecen la indicación de la fecha –simple– mediante una apertura en la carátula y un disco adicional que cambiará cada que transcurran 24 horas. Estas piezas no hacen diferencia en los días del mes, por lo que deberán ser ajustados cada que termine este periodo; tampoco poseen módulo de cronógrafo u ofrecen información adicional. A continuación diez de las mejores propuestas en horología clásica…

10.- Chronoswiss The Big Blue Flying Regulator

En 1994, con el Grand Régulateur, Chronoswiss creó un regulador en una majestuosa dimensión de 44 mm que se podía usar como reloj de pulsera o reloj de bolsillo gracias a su caja modificable. Lanzado en 2006 como un reloj de pulsera, el sucesor desde entonces ha complementado lealmente la colección. Una década más tarde, el Regulador de Chronoswiss recibe una nueva dimensión gracias a una carátula en 3D.

El nuevo Flying Grand Regulator se distingue por su intrincado diseño de marcación con varios niveles: mientras que el inferior está decorado con el característico patrón guilloché diseñado en el estudio interno de Chronoswiss, se diseñó un segundo nivel sobre el tornillo – Bases fijas con la escala para la visualización central de minutos.

9.- Oris Big Crown 1917

Este 2017 se celebra el centenario de la primera pieza −de la cual se tenga registro− de Oris dedicada a la aviación. Es así que Baselworld contó con una presentación especial de la reedición de este modelo, que ha conservado los valores estéticos de aquél histórico, pero que ha rejuvenecido gracias a 100 años de tecnología y desarrollo orientado a la precisión. Oris presenta una reedición histórica de aquel ejemplar que, en términos estéticos, es fiel al original. Utiliza una corona en forma de cebolla y luce los mismos números árabes que la referencia centenaria; posee agujas de acero azulado y un cristal de forma muy particular.

También te puede interesar   Baselworld 2017: Bulgari

8.- Longines Heritage 1945

Longines ha dejado huellas evidentes en la larga historia del diseño relojero. Respetando la estética atemporal de sus colecciones, la marca sigue inspirándose en sus raíces para incrementar su línea Heritage. En primer plano: un reloj de 1945, en tonos beige y cobrizos, reinterpretado en el espíritu y el respeto a las tendencias de aquella época, y que encantará a los amantes de la elegancia vintage y de la sencillez.

Rindiendo tributo a la tradición relojera que perdura desde hace 185 años, la marca suiza Longines se inspira de tanto en tanto en la riqueza de sus numerosas colecciones de antaño. El reloj The Longines Heritage 1945 se inscribe en este deseo de reeditar piezas cuyo diseño elegante supo perpetuarse al paso del tiempo gracias a su estilo atemporal. Va dirigido a quienes desean lucir un reloj de líneas puras y de estética inspirada en el pasado.

7.- Montblanc TimeWalker Automatic Date

Horas, minutos, segundos y fechador, es la entrada a esta colección y la ideal para quien no realizará mediciones de tiempo. Como en la ejecución anterior el bisel es de cerámica negra, mientras se extiende a través de 41 mm de acero utilizados para la creación de su caja. Está propulsado por el calibre MB 24.17 de remonte automático y luce una estética inspirada en el siglo XX y en los cronos de Minerva.

6.- Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Duoface

Rinde homenaje a la elegancia discreta con la que se caracteriza Jaeger-LeCoultre. La finura y los acabados más sutiles, hacen de esta pieza algo admirable y encantador. Diseñado en una caja de oro rosa con dos carátulas que contrastan por sus diferentes husos horario, este modelo al igual que al anterior, rinde homenaje al concepto Duoface. Su carátula finamente granallada con índices aplicados a mano y un segundero pequeño en punto de las 6 horas. Al reverso del reloj, la hora local aparece visible sobre una carátula gris antracita con acabados guilloché  clavos de París y en el centro se deja ver un acabado opalino con un indicador de día y noche situado en la parte inferior.

5- Breguet Classique 7147

Y es que usted no compra un tuxedo de colores para celebrar su matrimonio, o al menos no si lo que desea es que las emblemáticas fotografías del evento luzcan elegantes para siempre… Lo mismo sucede con la compra de la Alta Relojería. Existen ejemplos de horología deportiva, arriesgada e insurrecta; no obstante, lo clásico permanece.

Es el caso del nuevo Classique 7147, que continúa siendo una de las piezas históricas de la Casa. Dotada de clasicismo y tradición incomparable, esta referencia presenta todos los perfeccionamientos que conforman la identidad de la Manufactura desde 1775. Al igual que las piezas de la época, la carátula de este nuevo modelo está realizada en esmalte grandfeu, ejemplo del arte relojero por excelencia, lo cual se logra tras minuciosos procesos que van desde la purificación del polvo de esmalte vitrificado, hasta los procesos de horneado que fijarán el color a la base metálica, que luce una caja de 40 mm de diámetro, ideal para acompañar los buenos momentos de estas fechas.

También te puede interesar   TAG Heuer sube al podio en el Gran Premio de Mónaco 2018

4.- Blancpain Métiers d´Art Val d´Hérens

La afamada Manufactura, la más antigua que se pueda encontrar en el registro de firmas relojeras suizas, se inspira en la montaña Matterhorn y su simbolismo helvético a través de las famosas vacas del Val d´Hérens y su colección Villeret 8 Jours Manuelle.

Mediante la preciada técnica realizada en la carátula de oro y shakudo, el singular combate entre las vacas suizas roba la atención del coleccionista. Asimismo, en el interior de una caja –de oro rojo de 18 quilates– de 42 mm de diámetro vibra una joya de la mecánica gracias al calibre de cuerda manual 13R3A, que dotará de ocho días de autonomía debido a tres barriletes montados en serie, que se arman y desarman sucesivamente, a fin de entregar la energía de manera homogénea de principio a fin.

3.- Octo Finissimo Automatic

De los creadores de Octo Finissimo Tourbillon y Octo Finissimo Minute Repeater, el tercer capítulo de la saga llega con un nuevo reto a la industria de la Alta Relojería experta en el desarrollo de los calibres ultraplanos. Hablamos de los maestros en la materia: Jaeger-LeCoultre, Piaget y Vacheron Constantin, entre unas cuantas más.

Bvlgari ha buscado los encabezados de la prensa a partir de un enfoque mecánico ultradelgado, posible gracias al expertise heredado de aquella manufactura de movimientos dirigida por Gerald Genta y Daniel Roth, la cual pasó a ser propiedad de Bvlgari a principios de este nuevo siglo. Con esta legitimidad de producción in-house, la firma ha propuesto a su nuevo icono contemporáneo, Octo, como la colección que albergará estos ejemplares bajo el nombre de Finissimo.

Una estética que salta a la vista gracias a la hermosa estructura de su caja –de 40 mm de diámetro– hecha en titanio con acabado arenado, al tiempo que el dial acompaña al conjunto y luce agujas esqueletadas en color negro. Sin embargo, el lustre de la pieza no termina en la cara principal, sino que al darle vuelta para conocer su fondo, un cristal de zafiro desnuda acabados a mano:Côtes de Genève, puentes achaflanados y platina perlada, todo ello acompaña al micro-rotor de platino, cuya densidad ayudará a un remonte excepcional. Increíblemente cómodo cuando se abraza a la muñeca. Una correa de piel de cocodrilo o un brazalete a juego garantizan un extraordinario confort y ligereza, tanto, que por un momento olvidará que lo tiene sujeto a su muñeca.

También te puede interesar   Longines Cronometrador de Speed Challenge en París

2.- Rolex Oyster Perpetual Datejust 41 

Gracias al nuevo calibre 3235, el modelo clásico Oyster Perpetual Datejust 41 de nueva generación cuenta con 70 horas de reserva de marcha y un rediseño estructural de gran desempeño. Está disponible desde ahora en acero 904L y en versión Rolesor blanco (acero 904L y bisel en oro blanco de 18 quilates). En la línea de las versiones Rolesor amarillo y Rolesor Everose presentadas en 2016, los nuevos Datejust 41 están dotados de una caja rediseñada de 41 mm, de una amplia selección de carátulas.

1.-  Patek Philippe Aquanaut Ref. 5168G

Veinte años de una leyenda que, si bien es joven, luce un aspecto que decididamente se ha posicionado como uno de los más exclusivos en la horología. Por vez primera recibe el oro blanco en su construcción, y animado el calibre manufactura 324 S C, de cuerda automática, un movimiento que reúne todo lo que los hombres esperan de una mecánica clásica: alta relojería tradicional y alta tecnología innovadora. Las prestaciones tampoco se quedan cortas, con un rotor central de oro de 21 quilates que almacena eficazmente la energía a cada movimiento de la muñeca y una diferencia de marcha de un máximo de -3 a +2 segundos al día, de conformidad con las prescripciones del Sello Patek Philippe, garante de una extrema precisión.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: