El retorno al vuelo de una leyenda

El Primero Stratos Flyback Rainbow.

El Primero Stratos Flyback Rainbow.

Prácticamente todas las manufacturas relojeras encierran tras de sí apasionantes historias. Algunas se han relacionado e identificado desde sus inicios con industrias transformadoras como el automovilismo o la aviación.

Georges Favre-Jacot decidió en 1865 que quería crear los relojes más fiables y precisos de su época, y para lograrlo reunió todos los oficios relojeros bajo un mismo techo con lo que dio un salto adelante en las técnicas de producción relojera. Así nació la primera manufactura de la Historia, que marcaría por siempre el destino de Zenith: el rendimiento cronométrico. Cerca de 150 años más tarde, Zenith permanece fiel al espíritu visionario de su fundador. Se trata de la marca más galardonada de todos los tiempos en el ámbito de la cronometría, con 2,333 premios. Las creaciones de la marca han guiado con sus innovaciones la historia de la relojería contemporánea: más de 300 patentes registradas y un rico patrimonio formado por más de 600 variaciones de movimientos, desarrollados y realizados en el seno de la Manufactura.

Rainbow Flyback,1997.

Rainbow Flyback,1997.

En 1969, Zenith entró para siempre en la leyenda con la presentación de El Primero, el primer cronógrafo automático integrado de la historia. El Primero latía a la excepcional velocidad de 36,000 alternancias por hora con una precisión de una décima de segundo, lo cual lo convierte en el cronógrafo de serie más preciso del mundo aún a día de hoy.

Así pues, era natural que Zenith se presentara a una licitación convocada por el Ministerio de Defensa francés para el desarrollo de un reloj para cazas militares, especialmente teniendo en cuenta que la marca ya se había labrado una gran fama en el campo de la aeronáutica a principios del siglo XX.

Las especificaciones con las que trabajó la Manufactura eran inequívocas: había que desarrollar un reloj capaz de conservar una precisión inalterable en condiciones de uso extremas, como aceleraciones violentas de 9 a 11 G, variaciones de la presión y la temperatura, vibraciones y campos magnéticos.

De nuevo, la Manufactura fue más allá de los límites de la fiabilidad y la resistencia para afrontar este exigente reto con la presentación del modelo Rainbow Flyback en 1997.

Hoy, la marca de la estrella inspirada en este modelo antológico presenta una edición limitada de 250 unidades, se trata de El Primero Stratos Flyback Rainbow.

El retorno al vuelo

Este modelo está impulsado por el calibre automático El Primero 405 B, concebido alrededor de una rueda de pilares. El cronógrafo late a la frecuencia habitual –36,000 alternancias por hora– con una precisión de una décima de segundo y, además, cuenta con indicación de fecha, escala telemétrica y, sobre todo, una función de flyback o retorno en vuelo, estrechamente relacionada con la aviación. Esta función permite poner a cero y luego volver a poner en marcha el cronógrafo pulsando una sola vez el botón, mientras que en un cronógrafo “estándar” hay que pulsarlo tres veces.

El Primero Stratos Flyback Rainbow.

El Primero Stratos Flyback Rainbow.

La caja de 45.5 mm, hecha en Alchron negro, una aleación de titanio y aluminio tan ligera como resistente, está coronada por un bisel giratorio rematado por un anillo de

aluminio antirrayaduras. El cristal de zafiro abovedado toma su forma del astrodomo, la cúpula de vidrio situada en la superficie dorsal del fuselaje que permite la navegación astronómica. El fondo de zafiro grabado, también totalmente transparente, revela la fascinante mecánica del calibre producido en serie más preciso del mundo. En la carátula, el contador de los minutos situado a las 3 h cuenta con varios colores que permiten consultarlo de noche en una cabina iluminada con infrarrojos, al igual que el primer modelo desarrollado en colaboración con un piloto de cazas. Las horas se indican a las 6 h y el segundero pequeño se encuentra situado a las 9 horas. Los índices hechos de SuperLumiNova blanca crean contrastes sobrecogedores con el negro de la carátula y la caja, mientras el segundero pequeño exhibe su personalidad a través de su color rojo. El realce con una escala telemétrica da profundidad al conjunto. Viril y con un estilo diabólico, El Primero Stratos Flyback Rainbow cuenta con una correa de caucho negra especialmente deportiva y equipada con un cierre desplegable tratado con PVD negro.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

One Comment

  1. jorge guerra 8 diciembre, 2013

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: