Vacheron Constantin y sus nuevas obras de arte

VACHERON CONSTANTINLa Manufactura relojera con actividad ininterrumpida, más antigua del mundo, presentó hace dos años la colección Métiers d’Art Florilège, diseñada exclusivamente para mujeres, y hoy a pesar de su corta vida, goza de muy buena fama. Ésta se debe a los exquisitos diseños florales y el trabajo artesanal que utiliza técnicas de esmaltado, guilloché y engastado, que dan como resultado verdaderas obras de arte.

Antes de adentrarnos en los nuevos diseños, hablemos de la manera en que se llevan a cabo estas piezas: En una primera etapa, el “motor- torno” corta líneas décima de milímetro aparte de crear un patrón de expansión simétrica, que combina la sensibilidad de un artista con una delicadeza del tacto. Entonces el esmaltador describe las formas mediante finas hojas de oro que separan los diferentes campos de esmaltes de colores, de acuerdo a la técnica de cloisonné. Los esmaltes son luego cocidos en un horno a temperaturas alrededor de 800°C. Esta es una operación delicada que la esmaltador deberá repetir varias veces para profundizar a color y dejar que el juego de luz sea traslúcido. El paso final es una última capa de esmalte incoloro, de manera similar a la técnica de vitrificado y pulido para preservar la flor con una definición brillante.

Los guardatiempos cuentan con un movimiento mecánico de cuerda manual calibre 4400, desarrollado y producido por Vacheron Constantin, el cual late a 28,800 a/h y cuenta con alrededor de 65 horas de reserva de marcha, todo esto alojado en una caja de oro blanco de 18 quilates y es posible que lo admiremos gracias a su fondo de zafiro. Los acabados y la decoración son un claro ejemplo del savoir-faire de la Manufactura. El trío está disponible en dos versiones diferentes, una limitada a 20 piezas que cuentan con un bisel engastado con diamantes talla redonda –de aproximadamente1.10 quilates- y la segunda con un bisel engastado con diamantes corte baguette –de aproximadamente 1.90 quilates- siendo esta última una serie de cinco relojes numerados exclusivamente de las Bouitiques Vacheron Constantin. Todas las piezas son certificadas por el Sello de Ginebra, una de las mejores distinciones en cuanto artesanía relojera.

Ahora sí, entremos de lleno a las carátulas:

Vacheron Constantin

Renealmia

Sobre el lechoso fondo blanco, resalta una Renealmia Curva, una flor exótica y extravagante y por lo mismo muy apreciada. Sus hojas verde profundo llegan a medir hasta 60 cm y sus grupos de flores juegan con los colores blanco y rojo. Los sutiles detalles pintados en la carátula se mezclan a la perfección con la generosidad de la naturaleza, sutilmente delimitado por el hilo de oro de la cloisonné.

Rosa Centifolia

Proveniente de la cruza entre las variedades silvestres del Cáucaso e Irán. La rosa en la carátula de este modelo ha sido “arrancada” del corazón de un arbusto denso flores en la placa original y dibujado por el propio Thornton quien, a pesar de ser un médico, también fue dotado con dones artísticos innegables. El maestro barnizador utilizó una paleta de tonos rosados con efectos suaves contra un fondo de tonos grises perlados, sutilmente iluminados por los delicados motivos guilloché, que literalmente capturan la luz en el esmalte.

Tulipán

Originario del pie de la cordillera del Himalaya, pronto conquistó a todo el Imperio Otomano. Ninguna otra flor ha entusiasmado tanto a la humanidad, hasta un punto casi maniaco. Demuestra la espectacular diversidad de tonalidades que se pueden lograr a través de sucesivos cruces. Este modelo con un diseño gráfico más contemporáneo y lineal, destaca varios motivos guilloché.

Los colores fuertemente contrastantes de los esmaltes, entre el fondo beige y los amarillos, rosados y berenjena, acentúan el realismo de la representación.

 

Acerca de 

La alta relojería solo se entiende a partir de la pasión, entrega, creatividad y el esfuerzo del artesano y su industria, por ello la considero una obra de arte.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: