Un nuevo capítulo en la relojería

… Y en el 2012 salió a la luz el Duomètre à Sphérotourbillon, una nueva revolución en el arte de la precisión relojera…”

 

WW-PRIMAVERA 2012. En el transcurso de la última década, en virtud de su larga tradición inventiva y su savoir-faire único, la Grande Maison demostró su excepcional creatividad al realizar notables prestaciones técnicas que le permitieron concebir una de las complicaciones más impactantes del siglo XXI.

La nueva creación de Jaeger-LeCoultre no duda en volver a empezar a partir de una hoja en blanco, con el fin de asociar estética, prestaciones técnicas y funciones únicas.

Cuando paralelamente la firma de alta relojería ideaba un nuevo movimiento de cronógrafo que permitiera conservar la misma precisión independientemente de que la función cronógrafo estuviera activada o no, los relojeros jamás imaginaron que crearían un nuevo concepto de movimiento. Éste resultó tan innovador, que sentaría las bases para la generación de funciones inéditas que dan vida a la línea Duomètre.

El revolucionario concepto Dual-Wing consta de dos mecanismos autónomos, cada uno con su propia fuente de energía, pero compartiendo un mismo órgano regulador. Gracias a este principio nació el primer cronógrafo que conserva la precisión en todo momento, siendo el primer reloj que incorpora un calendario que se puede ajustar con una precisión de 1/6 de segundo y la primera gran sonería que reproduce fielmente la melodía del Big Ben.

Con un diseño impresionante, una función única y un refinamiento que respeta plenamente la más pura tradición relojera, el nuevo Duomètre à Sphèrotourbillon demuestra que es posible realizar una alianza entre las más elevadas prestaciones técnicas y la estética discreta.

¿De qué sirve la precisión si ésta no puede mostrarse?

Hasta el día de hoy, ningún tourbillon permitía detener la aguja de los segundos y hacerla volver a cero para efectuar un ajuste ultra preciso de la hora. El uso del concept Dual-Wing, facilitó a los relojeros de la Manufactura crear esta magnífica pieza. El pulsador -situado a las 2 h- concede la vuelta a cero del segundero pequeño ubicado bajo el tourbillon, gracias a la función flyback. La particularidad de la vuelta al vuelo?? es que no detiene el funcionamiento del órgano regulador, lo que da como resultado un reloj que conserva su máxima precisión incluso durante el ajuste de la hora.

Más allá de su fiabilidad, el nuevo modelo cuenta con una cuarta pieza excepcional, pues con la inserción de un eje de rotación suplementario se obtiene un movimiento de rotación tridimensional. El nuevo Duomètre está equipado con un tourbillon multiaxial, por ende, llega a ser absolutamente eficaz en cualquiera de las posiciones que la pieza pueda asumir al estar en la muñeca.

El espectacular tourbillon integra todas las innovaciones que permitieron a Jaeger-LeCoultre ganar el primer concurso de cronometría del presente siglo. Esta complejidad tecnológica ha sabido conservar una belleza extraordinaria. El diseño -inspirado en los relojes de bolsillo- ha sido estudiado particularmente para conferirle elegancia y refinamiento únicos.

El respeto por los códigos relojeros, la sofisticación de la caja -de oro rosa-, la sobriedad y legibilidad de la carátula, el bisel y las asas pulidas, son algunas de las características que definen la estética de la línea Duomètre y que a su vez contrastan con el nivel de complejidad del mecanismo.

El Duomètre à Sphérotourbillon es una pieza inédita que reconcilia prestaciones técnicas sin igual, respondiendo a las expectativas de los apasionados y de los coleccionistas más exigentes.

“Al idear el mecanismo inédito Dual-Wing, la Manufactura Jaeger-LeCoultre no sólo concibió el elemento fundador de una nueva colección bautizada como Duomètre, sino también escribió un capítulo completo de la historia de la relojería”:

Jérôme Lambert, CEO de Jaeger-LeCoultre

 

Duomètre à Sphérotourbillon

 

Referencia: 605 25 20

Calibre: 382 JLC

Movimiento: mecánico de cuerda manual

Frecuencia: 21,600 a/h

Reserva de marcha: 50 h

No. de piezas: 460

Joyas: 55 rubíes

Funciones: horas (huso de viaje), minutos y segundos con flyback, reserva de marcha, fechador y sphérotourbillon

Caja: oro rosa de 42 mm / Cristal: zafiro curvado antirreflejante (anverso y fondo)

Carátula: graneada cristalina con aplicaciones en oro de 18 quilates / Agujas: tipo hoja para horas y minutos, tipo bastón para el segundero pequeño

Correa: piel de cocodrilo con hebilla de ardillón de oro rosa

Hermeticidad: 50 metros.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: